Foto: Getty Imagews

5 razones para creer (y para no creer) en los Cowboys de Mike McCarthy

Los Dallas Cowboys hicieron su debut en la temporada 2020 de la NFL enfrentando a los Rams en Los Ángeles y ya con Mike McCarthy al mando. El head coach llegó para suplir a Jason Garrett y se estrenó con derrota de 20-17.

La presentación de los ‘nuevos’ Cowboys fue en el SoFi Stadium de Los Ángeles, el estadio más caro de la historia (acá te dejamos los detalles) y en el que a partir de ahora jugarán como locales tanto los Rams, como los Chargers.

5 razones para creer en los Cowboys de Mike McCarthy

Foto: Getty Images

Mike McCarthy llegó a los Cowboys tras un año sabático que se tomó, luego de una larga etapa en los Green Bay Packers, con los que conquistó un anillo de Super Bowl.

Por eso la expectativa es alta. Dak Prescott en su año como jugador franquicia. Sin Jason Witten en el campo y también sin Rod Marínelli como coordinador defensiva, pues se fue a los Raiders. Sí, apenas va un partido pero el debut de los Cowboys ya dejó muchas sensaciones y razones para creer o para no creer que pueden llegar al Super Bowl.

Razones para creer (o no) en los Cowboys de Mike McCarthy

1.- El dominio en la División Este

Mike McCarthy llegó a una División que ya dominaba y eso que nunca había dirigido en ella. Durante sus 13 temporadas al frente de los Packers superó en victoria a las Philadelphia Eagles, Washington Football Team, los New York Giants y también a los Cowboys.

A las Eagles les ganó cinco veces en siete partidos que los enfrentó. A los Giants los superó también en cinco ocasiones de los nueve que chocaron y a Washington los derrotó en tres encuentros, aunque perdió el mismo número. Curiosamente la franquicia que dirige Ron Rivera son los únicos que han ganado en la División Este.

Mike McCarthy con los Cowboys

Foto: Getty Images

2.- Mike Nolan en la defensiva

La defensiva de los Cowboys tuvo un cambio importante. Con la salida de Rod Marinelli se apostó por la llegada de Mike Nolan, quien tiene mucha experiencia en la NFL pero al parecer no se ha adaptado a los Cowboys.

Dak Prescott en la temporada 2020 de la NFL

Foto: Getty Images

En su primer partido en los controles defensivos de los Cowboys permitieron 275 yardas por aire y 183 por tierra. Los Rams movieron el balón a placer y dejaron evidencia de que les falta mucha coordinación a la hora de defender.

3.- El cambio de jugadas ofensivas

En el puesto de coordinador ofensivo de los Cowboys se quedó Kellen Moore y es él quien manda las jugadas dentro del terreno de juego. Sin embargo, el ‘book’ sí tiene algo de Mike McCarthy.

En la primera serie ofensiva de los Cowboys en la temporada 2020 se pudo ver un cambio, pequeño, pero cambio al fin. Dallas no empezó corriendo el balón, que era una constante en la era Jason Garrett, sino que en primera oportunidad buscaron por aire.

El cambio ofensivo de los Cowboys en 2020

Foto: Getty Images

Además las jugadas ofensivas de los Cowboys variaron mucho. Buscando aprovechar la velocidad de Ezekiel Elliott, al corredor estelar de Dallas se le vio en varias ocasiones por el costado o el centro, buscando recibir para después correr.

4.- La “valentía” de Mike McCarthy

Habrá una decisión que pesará por siempre en el debut de Mike McCarthy con los Cowboys y es que cuando tenían un gol de campo para empatar el partido, decidió jugársela en cuarta y los terminaron parando.

Al final ese gol de campo fue la diferencia para que Mike McCarthy no pudiera debutar con victoria en los Cowboys. Una llamada valiente, sí, pero que les costó quizá el triunfo y que hizo recordar la etapa de Jason Garrett.

5.- No hay jerarquías

El debut de los Cowboys en la temporada 2020 de la NFL dejó claro que no hay jerarquías como en otras ocasiones. No hay un Dez Bryant o un Jason Witten que tengan que buscar sí o sí. Se vio por tierra, donde alternaron Ezekiel Elliott y Tony Pollard.

Por aire también variaron con Cee Dee Lamb, Amari Cooper y Michael Gallup, sin que uno fuera al que siempre buscaba. Los Cowboys parecen tener una conexión especial en donde todos buscan el mismo objetivo. Lo cual quiera decir que tampoco hay un referente de peso.