El Real Madrid quedó prácticamente sin oportunidades de ganar el torneo de liga, después de caer en el clásico contra el Barcelona por la mínima gracias a un gol de Ivan Rakitic.

El resultado deja a los catalanes con 60 puntos, mientras que el Madrid se queda en 48, en el tercer sitio de la tabla general y con 12 puntos de diferencia respecto al Barça, que de esta manera ya acaricia el título de liga.

Barça manda

Ernesto Valverde llegó al Barcelona con un perfil bajo y perdió sus dos primeros clásicos, en la Supercopa de España, sin embargo desde ese entonces no ha vuelto a perder contra los blancos, a los que domina con tres triunfos, tres empates y cero derrotas.

De esta manera, el Barça ya gana en el historial de clásicos con 96 triunfos, mientras que los blancos se quedan en 95 y 51 empates.

 

Sólo tres cambios

Tanto a Santiago Solari como a Ernesto Valverde les gustó tanto el cuadro que presentaron el miércoles en la Copa del Rey que no hicieron grandes cambios para el Clásico de La Liga. En total, sólo se hicieron tres cambios, de modo que 19 jugadores repitieron como titulares.

Solari apostó en el arco por Thibaut Courtois, quien sustituyó a Keylor Navas, mientras que Gareth Bale arrancó en lugar de Lucas Vázquez. Valverde sólo le hizo un cambio a su equipo, luego de mandar a la cancha a Arthur, en lugar de Nelson Semedo.

Getty Images

Alta temperatura

El primer tiempo terminó sumamente calientito. Sergio Ramos, el jugador con más expulsiones en la historia del Real Madrid, soltó un manotazo a Lionel Messi en el minuto 45.

No se marcó falta, pero el argentino quedó tendido en el césped, pese a ello, los merengues no sacaron el balón de la cancha hasta que el silbante señaló el final del primer tiempo. Fue aquí cuando Messi se levantó para encarar a Ramos en una imagen a la que nos estamos acostumbrando desde hace algunos años.

Getty Images

Vinicius

Esta vez no falló… porque no tuvo opciones. No’cierto, sí tuvo algunas, aunque no tan claras como en el clásico pasado.

Divorcio con Bale

La afición del Real Madrid comenzó abucheando a uno de sus enemigos favoritos, Gerard Piqué, pero eso es algo que ya ha sucedido y sucederá en los próximos años. Lo que sorprendió fue después la respuesta de los blancos con Gareth Bale, quien fue sustituido en el complemento y mientras se dirigía a la línea de banda fue abucheado, por lo que esto podría interpretarse como un divorcio como en su momento pasó con Iker Casillas, Raúl González y hasta con Cristiano Ronaldo… todos terminaron saliendo del equipo.

Getty Images

https://instagram.com/sopitasdeportes