Foto: Getty Images

Los 3 récords que se rompieron en el histórico 7-1 de Alemania sobre Brasil

Un 8 de julio del 2014, se dio una goleada histórica. En las semifinales del Mundial de Brasil 2014, la Selección de Alemania derrotó 7-1 a Brasil para meterse a la gran final, en la que posteriormente derrotarían a la Argentina de Messi con un gol dramático de Mario Götze.

El partido fue sorprendente y terminó con la carrera de uno que otro futbolista brasileño. Más aún porque posteriormente la Selección de Brasil también perdería por goleada ante Holanda en el partido por el tercer lugar. Sin embargo, en aquella semifinal se rompieron 3 récords y acá te los vamos a contar.

1.- Miroslav Klose se convirtió en el máximo goleador de los Mundiales

Este es el récord del que más se habló. En el 7-1 de Alemania sobre Brasil, Miroslav Klose colaboró con un gol. Marcó el segundo de los teutones y con eso, se convirtió en el máximo goleador en la historia de los Mundiales (acá te dejamos todos los goles que marcó). Llegó a 16 dianas, superando las 15 que consiguió nada más y nada menos que Ronaldo con Brasil.

Miroslav Klose obtuvo 16 goles

Foto: Getty Images

2.- El ‘Mineirazo’ o la peor goleada en contra para Brasil

Seguro que han escuchado hablar del Maracanazo, cuando Uruguay derrotó a Brasil en el Maracaná en la final del Mundial de 1950. Sin embargo, ese 7-1 de Alemania será recordado como el ‘Mineirazo’, pues se disputó en el Mineirao y ha sido la peor derrota de la ‘Canarinha’ en la historia de la Copa del Mundo.

Los 3 récords que se rompieron en el histórico 7-1 de Alemania sobre Brasil

Foto: Getty Images

3.- El doblete más rápido en la historia de los Mundiales

La caída de Brasil fue tan estrepitosa, que en menos de 20 minutos la Selección de Alemania ya había marcado cinco goles, sin recibir respuesta. En ese lapso, Toni Kroos marcó el doblete más rápido en la historia de los Mundiales, pues sólo pasaron 69 segundos entre cada uno de los dos goles que marcó.

La masacre de Alemania a Brasil pasó a la historia. La ‘Canarinha’, dirigida en ese entonces por Luiz Felipe Scolari, era la obligada a ganar esa Copa del Mundo pero se fue por la puerta de atrás, sin el consúelo por lo menos del tercer lugar.