No cabe duda que en esta ocasión, los peleadores sí lo dejaron todo sobre el ring… literal. La pelea de Artes Marciales Mixtas (MMA) disputada entre el el escocés Ross Houston y el danés Nicholas Dalby, maravilló y a la vez aterrorizó al mundo del deporte, pues fue un baño de sangre por lo que el referee no tuvo más opción que suspender el combate ya que las condiciones del octágono no eran seguras para que culminara la pelea.

Referee suspendió pelea de MMA por 'exceso de sangre'

Foto: MMA_Strikers_Punch

Vamos a ver cómo sucedió todo esto. Resulta que en la edición 106 del Cage Warriors, en la pelea principal, Houston y Dalby se enfrascaron en una sangrienta batalla, la cual desde el primer asalto dio estragos de que iba a terminar mal pues los cortes no se hicieron esperar en los peleadores y poco a poco la ‘marea’ roja inundó el ring.

En el primer round Dalby sufrió un corte en el codo tras golpear con la jaula del octágono que empezó a manchar la superficie de sangre. El combate hasta este momento era parejo pero poco a poco fue empeorando. En el segundo round el mismo Nicholas sufrió un impacto de tal poder en el rostro que le rompieron la nariz, por lo que ahora sí todo estaba teñido de rojo.

Referee suspendió pelea de MMA por 'exceso de sangre'

Foto: MMA_Strikers_Punch

Para no irse con las manos vacías y causar un daño considerable, Dalby le propinó un rodillazo mortal al escocés que le abrió parte del rostro, además de pequeños cortes que ya tenía y esto hizo que el ‘exceso de sangre’ fuera muy notorio, pues ambos peleadores estaban bañados literalmente en el ‘líquido vital’ y la superficie del octágono ni se diga, por lo que los médicos y el referee estuvieron muy atentos a cada acción.

Referee suspendió pelea de MMA por 'exceso de sangre'

Foto: MMA_Strikers_Punch

Previo a finalizar el tercer asalto y dadas las condiciones del ring, ya no se los peleadores, el referee decidió suspender el combate ya que no habían las condiciones adecuadas para seguir peleando y los peleadores de MMA más allá de enojarse, comprendieron a la perfección esta decisión, pues notaron la sangre del rival cayendo en todos lados y más importante, en su mismo cuerpo.

Los peleadores se expresaron en sus cuentas de Instagram donde mostraron admiración y respeto por el rival, pues aunque tenían ganas de seguir peleando y culminar como estaba pactado, entendieron que su salud estaba primero, por lo que esperan ansiosos una revancha, que se dice será el 28 de septiembre en la UFC, donde prometen darlo todo al igual que en esta ocasión y ambos se auto denominaron ganadores desde ahora. Será un combate imperdible.