Porque más vale tarde que nunca, Cruz Azul comienza a cerrar a los refuerzos del Clausura 2020 después de perder en la dos primeras jornadas. Robert Dante Siboldi, técnico de los cementeros, aceptó que tiene un plantel reducido, sobre todo en el ataque, luego de la lesión de Milton Caraglio, quien se perderá al menos un par de meses tras ser operado del quinto metatarsiano.

Ante esta situación, Siboldi ha adelantado oportunidades a Santiago Giménez, aunque no muy convencido, pues a pesar de que es el único eje de ataque, apenas le dio 45 minutos en la derrota contra Atlas y 30 minutos en el descalabro contra San Luis, sin embargo ya espera el arribo del brasileño Paulinho Bóia, de 21 años de edad, procedente del Sao Paulo.

Las directivas de los dos equipos ya habrían llegado a un acuerdo para la cesión por un año, de modo que el jugador sudamericano estaría llegando a México el próximo viernes y podría estar en la banca para el partido de la cuarta jornada, ante Toluca. Jaime Ordiales, director deportivo de La Máquina, confirmó a ESPN el fichaje del atacante y un elemento más.

¿Quién es Paulinho Bóia?

Se trata de un jugador de 21 años de edad a quien Jaime Ordiales ya tenía en la mira desde su estancia en Querétaro. Es un futbolista habilidoso, pero que no encontró acomodo en el Sao Paulo, dueño de carta, por lo que fue cedido al Sao Bento de la Segunda División. Sí, Cruz Azul ficharía a un refuerzo de Segunda División.

Este fichaje estaría cerrando gracias a que las negociaciones con Alex Castro se complicaron y aunque no se descarta la llegada del colombiano, quien se encuentra en México, la Máquina activó el plan B, por si las moscas.

El otro fichaje que está casi cerrado y al cual hacía referencia Ordiales, es Lucas Passerini, a quien también esperan a más tardar el viernes y la operación se cerraría en calidad de compra definitiva y sería el remplazo de Caraglio.

Getty Images

¿Qué pasa con Alex Castro?

Siboldi indicó en conferencia de prensa que es cosa de los promotores, quienes han retrasado y complicado la llegada del colombiano, quien cambió de representante, de modo que hay una disputa entre el actual y el antiguo, quienes reclaman parte del 10 por ciento del monto del fichaje.

Getty images