Después de ahogado el niño, tapan el pozo. El Estadio Azteca ha comenzado el cambio de pasto después del fiasco del césped híbrido que nunca terminó por asentarse en el coloso de Santa Úrsula y por el cual se tuvo que cancelar el partido de la NFL entre Chiefs y Rams, que debió disputarse el pasado 19 de noviembre.

Las malas condiciones del pasto, víctima de conciertos, partidos y el mal clima, despertaron quejas entre jugadores, técnicos de la Liga MX y finalmente organizadores del juego de NFL en México, lo que ha provocado el cambio del pasto.

Imágenes de Récord y Marca Claro evidenciaron que el Azteca no cuenta con césped, pues fue retirado el híbrido y queda aún la duda si en su lugar será colocado pasto natural o de nueva cuenta un híbrido en los próximos días, lo que es un hecho es que se contará con poco más de una semana para que éste se adapte y se encuentre en óptimas condiciones para los partidos de Liguilla tanto de América como de Cruz Azul.

Durante una semana, el nuevo pasto del Estadio Azteca no tendrá impedimentos para su óptimo desarrollo, ya que América disputará su partido contra Veracruz, correspondiente a la jornada 17, en el Nemesio Díez, mientras que Cruz Azul jugará en calidad de visitante contra Morelia.

En días pasados, Emilio Azcárraga, presidente del Consejo de Administración de Televisa, que es dueña del Azteca, publicó una carta en la que ofrece disculpas a la afición por la cancelación del juego de NFL, así como los errores que se cometieron en los cuidados del césped híbrido.