Sí, Tim Duncan demostró que es humano en esta serie contra el Oklahoma City Thunder. Sí, los San Antonio Spurs quedaron eliminados y de fea forma ante este equipo. Sí, esta puede ser la última vez que vimos a Timmy D en una duela de NBA.

Quiero ser como tú, Tim y aquí las razones. En casi 20 años jamás se te vio hacer una rabieta, jamás se te notó demasiada frustración o felicidad durante un juego. Pero sobre todo, jamás perdiste el piso. En un mundo donde una persona se eleva al más mínimo elogio, tú demostraste que se puede ser humilde ante todo.

Deseo esa ecuanimidad, esa sencillez que se demuestra en tu rostro. Además, deseo que todos los jugadores comprendan lo que haces, que entiendan y asimilen que el estrellato no es para siempre, que la vida se trata de disfrutar y no de despilfarrar.

En una época donde los atletas se han convertido en divas, tú mantuviste la seriedad en las buenas y en las malas. En la plenitud de tu carrera pudiste hacer lo que se te pegara la gana, pero sólo mantenías el buen nivel.

Cuando llegue el éxito, quiero manejarlo como tú. No quiero volverme loco, quiero ser como Duncan en la duela. Quiero tener esa mirada de determinación que te hizo quién eres ahora. Y cuando llegue la derrota quiero tener esa clase para mantenerme tranquilo, para reconocer mi fracaso.

tim duncan spurs

Finalmente, quiero un mentor como lo fue Gregg Popovich para ti. Quiero formar un equipo como lo hiciste con Manu Ginóbili y Tony Parker. Pasar a la historia en mi ámbito como tu lo has hecho en la NBA. Eso sí y lo repito, siempre con la cabeza abajo.

Creo que Duncan merece un mejor final, aunque esto lo veíamos venir desde hace ya un rato, uno similar al de Peyton Manning o Jerome Bettis, con un título. Sin embargo, si este es el final, nadie podrá quitarte lo que hiciste todo este tiempo. Gracias, eres una leyenda.

***Miguel Delucio / @miguel_delucio
***Fotos Getty Images

seguir sopitas deportes

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook