Foto: Captura

Un club alemán respetó la sana distancia… ¡y perdió 37-0!

Aunque no lo crean, hubo un equipo de futbol que respetó la sana distancia en un partido, debido a la pandemia de coronavirus. Esa es la buena noticia, la mala es que terminó perdiendo 37-0. Ripdorf y Holdenstedt son los protagonistas.

Piensa en las mayores goleadas de las que has sido testigo. Ahora voltea a ver la historia del SG Ripdorf / Molzen II, un equipo amateur de Alemania que por evitar un contagio de coronavirus, respetó la sana distancia y terminó recibiendo 37 goles.

El choque fue entre el SG Ripdorf / Molzen II y el SV Holdestendt II en la 3. Kreisklasse, una de las categorías más inferiores del futbol alemán.

Si nos ponemos a analizar el marcador, podríamos decir que el Holdesntedt 11 metió prácticamente dos goles por minutos. Es una de las goleadas más grandes que quedará escrita en los libros pero como siempre, hay una historia detrás de.

La historia detrás del 37-0

Un partido antes de ese trágico 37-0, el Holdenstedt jugó contra un equipo rival que terminó teniendo infectados por coronavirus. Aunque los futbolistas dieron negativo después de ese encuentro, los jugadores del SG Ripdorf / Molzen II tenían temor de infectarse porque no había pasado el lapso de 14 días obligatorio.

El Ripdorf perdió 37-0 con el Holdenstedt

Foto: Getty Images

Tratamos de posponer el partido pero Holdenstedt quería jugar“, declaró para ESPN el presidente del Ripdorf, Patrick Ristow. Seguro que estás pensando: “¿Por qué no se quedaron sin jugar si así perdían 3-0?”. Lo cierto es que no sólo era el marcador, sino que hubieran tenido que pagar una multa de 200 euros. Una cantidad de por sí grande para un club de categoría inferior, más ahora en medio de una pandemia.

Al final el Ripdorf saltó a la cancha con siete jugadores, el mínimo que se requiere para disputar el partido, aunque en realidad fueron siete voluntarios. Algo así como lo que pasó en el futbol ruso con el Sochi y el Rostov, acá te dejamos los detalles.

Lo peor vino cuando los jugadores del Holdenstedt, pese a ver la situación, decidieron jugar el partido como si no hubiera pasado. El técnico del Ripdorf contó que sus futbolistas caminaron hacia las laterales en cuanto sacaron el balón y pese a ello, los rivales decidieron anotar.

Cuando comenzó el partido, uno de nuestros jugadores pasó el balón al oponente y nuestro equipo caminó hacia las líneas laterales. Los jugadores de Holdenstedt no entendieron pero no queríamos arriesgar nada. Durante el resto del partido, nuestros jugadores volvieron al campo pero solo se quedaron parados en el campo“, declaró para la fuente ya mencionada.

En la mente del Holdenstedt existía la creencia de que no había ningún motivo para posponer el partido, pues habían dado negativo. El Ripdorf se ganó el respeto de todos y pasará a la historia como el equipo que respetó la sana distancia pero fue castigado dentro de la cancha.