Robert Griffin III no irá a ningún lado. Los Baltimore Ravens han confirmado la continuidad del quarterback para las siguientes dos temporadas, en las que tendrá una doble tarea: sacar las papas del fuego cuando el quarterback titular, Lamar Jackson, se encuentre fuera de circulación por lesión o por descanso, además de ser un mentor para el jugador franquicia que llegue después del Draft.

De acuerdo con información de ESPN, lo único que hace falta para hacer oficial el contrato por dos años es que el quarterback presente las pruebas físicas, por lo que se encuentra a nada de una oportunidad después de que las lesiones le impidieran ganarse un lugar con los Redskins y Browns.

Getty Images

Joe Flaco, quien era el segundo en el roster del año pasado, jugará la siguiente temporada con los Broncos, esto le ha abierto las puertas Griffin, quien asciende de tercero a segundo, luego de cumplir con las expectativas de sus compañeros y oficiales de la franquicia en la temporada pasada, tras pasar un año fuera de la NFL.

En 2017 entrenó en la UCF junto con receptores, con la finalidad de mantenerse en forma, esto le valió un contrato con los Ravens por un año y 1.1 millones de dólares en 2018 y respondió con sólidas actuaciones tras la lesión en la cadera de Joe Flaco en Atlanta. También salió al quite luego de la lesión en el tobillo de Jackson en Kansas.

Getty Images

En Atlanta, Griffin se apuntó una serie de 14 jugadas que aportaron un total de 60 yardas y un gol de campo, mientras que en Kasas Kendal Fuller o frustró al echar abajo su pase de 22 yardas a Willie Snead.

https://instagram.com/sopitasdeportes