Maurizio Sarri, técnico del Chelsea, hizo el coraje de su vida cuando su portero, el español Kepa Arrizabalaga se negó a ser sustituido por el argentino Willy Caballero en los últimos minutos del segundo tiempo extra de la Final de la Carabao Cup, ante el Manchester City.

El timonel italiano tenía la intención de cambiar a su portero, que momento antes se había quejado de una lesión. Después de tres minutos de discusión a distancia, el cambio fue cancelado y el estratega le reclamó a Caballero y todo el que se encontró en el camino.

 

Chelsea perdió la Final en la tanda de penales 4-3, pese a que Kepa detuvo un disparo y al final del partido, ya con la cabeza más fría, el estratega explicó que estuvo bien que su portero se mantuviera en la cancha, pues se encontraba en óptimas condiciones de hacerlo, aunque no actuó de la mejor manera.

“Ha sido un gran malentendido, entendí que tenía una lesión, me di cuenta unos minutos después de que podía jugar. Lo supe cuando me lo dijo el doctor después. Quería meter a Caballero en el campo porque pensaba que Kepa no estaba en condiciones y Kepa solo quería decirme que podía jugar y estaba en lo cierto, pero creo que lo expresó de mala manera“, comentó el estratega de los Blues.

Captura Youtube

Durante la tanda de penales, Kepa detuvo el disparo de Sané, con el que el marcador se empataba 2-2 y Sarri fue quien más lo festejo, sin embargo, David Luiz le pegó al poste en su turno y el City acertó el restos de sus disparos para amarrar el título.

https://instagram.com/sopitasdeportes