El excapitán de la selección alemana, Bastian Schweinsteiger, dio por terminado su paso por el Manchester United. Su siguiente parada será el Chicago Fire de la Major League Soccer (MLS) y sólo es cuestión de exámenes médicos y trámites de visa para que el teutón se integre a su nuevo equipo.

Reportado en el Chicago Tribune el acuerdo entre ambas escuadras de dio ayer lunes. El centrocampista habría firmado un contrato por un año. “Estoy triste por dejar tantos amigos en el Manchester United, pero estoy agradecido con el club por permitirme asumir este desafío”, declaró el alemán de 32 años.

Aunque el todavía campeón mundial aseguró haber disfrutado de trabajar con los jugadores y con el cuerpo técnico del ManU, hay que recordar que su protagonismo con los Devils iba considerablemente a la baja: en tanto que la temporada pasada disputó 37 partidos, en la actual apenas participó en sólo cuatro. Incluso la semana pasada, mientras el resto de sus compañeros se preparaban para el juego contra el FC Rostov (en la Europa League), él entrenó con algunos de los miembros más jóvenes de la plantilla.

Como sea, Schweinsteiger sigue siendo garantía de calidad. “En el vestidor será un gran ejemplo”, consideró Veljko Paunovic, entrenador del Chicago Fire. “Él todavía tiene qué mostrar en el campo y enseñarle a nuestros jóvenes cómo trabajar, prepararse, comportarse, pensar y trabajar en equipo para alcanzar su nivel”.

El contrato le garantiza al jugador 4.5 millones de dólares, según las fuentes del Chicago Tribune. Con este acuerdo, Schweinsteiger se convierte en uno de los 10 jugadores mejor pagados en la MLS.

“A lo largo de mi carrera, siempre he buscado oportunidades donde esperaba tener un impacto positivo y ayudar a hacer algo grande”, dijo Schweinsteiger en un comunicado. “Mi traspaso al Chicago Fire no es diferente”.