Ayer se suspendió el Bélgica contra España

debido al temor de un ataque terrorista en Bruselas, pero hoy el juego entre Inglaterra y Francia sigue en pie y las ventas para ir a Wembley se han disparado a pesar de todo.

En las últimas horas se han vendido 10 mil entradas para el duelo amistoso que estos equipos encararán, todo después del ataque terrorista sufrido a las afueras del Stade de France.

Únicamente 100 fanáticos han decidido devolver sus boletos, situación que no ha sido mal tomada por los organizadores, quienes regresaron íntegro el dinero como se había pactado en un principio.

Según cifras oficiales, se espera una afluencia de 80 mil personas en el mítico estadio, entre los que estarán el Príncipe Guillermo, David Cameron, el Duque de Cambridge y Boris Johnson.

Se desplegará un dispositivo de seguridada impresionante, tanto dentro como fuera del estadio, en donde habrá unidades SAS (fuerzas especiales) y 5 mil soldados en estado de alerta.