Los New Orleans tendrían que ver el Super Bowl por televisión y además dejaron mal paradas a Alexa y Cortana y sus predicciones sobre qué equipos jugarían el 3 de febrero en Atlanta y todo por un error de los referees.

Fue necesario el tiempo extra para definir al primer invitado al Super Bowl, pero al final los Rams sellaron el boleto al ganar 26-23 en New Orleans.

Sin embargo, el juego por la Conferencia Nacional no quedó exento de polémica en el último cuarto.

Quedaban 1.48 minutos por jugar cuando en la tercera y 10 de los Saints. Drew Brees lanzó el ovoide a Tomylee Lewis, quien antes se preparaba para tomar el balón, sin embargo, recibió primero el impacto del back defensivo, Nickell Robey-Coleman. El ovoide pegó en la espalda del defensivo y se decretó el pase incompleto.

Los jueces recibieron todo tipo de reclamos por parte del entrenador en jefe de los Saints, Sean Payton, para que se cambiara la decisión a favor de New Orleans, pero a pesar de ello, los referees mantuvieron su decisión pese a que parecía una clara infracción y New Orleans tuvo que conformarse con un gol de campo que empató el juego 23-23.

La cosa no quedó ahí, de hecho se puso calientita después del juego, cuando Payton salió a la conferencia de prensa y explicó que llamó a la oficina de la NFL y ésta admitió el error de los referees al no marcar la interferencia ni tomar la llamada.

“Ellos se equivocaron con la jugada. Tuvimos  muchas oportunidades, pero ese castigo eraPrimero y Diez, y sólo necesitamos tres jugadas más. Fue una llamada que cambió el juego”.

Diversos analistas de la NFL esperan que la liga acepte su error en las próximas horas, aunque desgraciadamente para los aficionados de Saints, esto no hará nada por su equipo, más que recibir una carta de disculpas y probablemente una revisión al reglamento durante la próxima reunión de dueños.

Así pues, los RAMS regresan al Super Bowl y la pregunta es ¿regresará Drew Brees para buscar la revancha la próxima temporada?