El Gran Premio de Brasil nos entregó un espectáculo en la pista, una carrera de locura y en la que Max Verstappen se quedó con el triunfo después de protagonizar una batalla constante con Lewis Hamilton.

El holandés largó desde la pole position y aguantó la presión de Hamilton, quien a pesar de que ya tiene el título, su espíritu y orgullo le impide dejar de pelear por la cima del podio.

Sin embargo, quien más festejó fue Pierre Gasly, quien aprovechó la guerra de los Ferrari y la salida de Alexander Albon en la última vuelta para quedarse con el que segundo sitio y mandar a Hamilton al tercero.

Gasly tuvo una recompensa después de haber sido relegado a mitad de temporada de Red Bull a Toro Rosso para promover a Albon, y ahora obtuvo su primer podio en F1.

Getty Images

La largada

Fue un arranque limpio en Interlagos, sin contactos serios ni muchos menos abandonos. Max Verstappen inició con todo y defendió la pole, por lo que terminó el primer giro en la punta.

A quien no le fue muy bien fue a Sebastian Vettel. El alemán largó desde el segundo cajón y casi de inmediato se lo chamaqueó Lewis Hamilton, quien le arrebató el segundo sitio, pero ya no pudo asaltar a Verstappen.

Checo Pérez inició y se quedó en el décimo quinto sitio, a la espera de algún incidente que lo lanzara a una mejor posición, pero esto no sucedió.

Duelo entre Hamilton y Verstappen

Robert Kubica se convirtió en un aliado de Lewis Hamilton en la vuelta 22, cuando obstruyó la salida de Max Verstappen en pits, lo que provocó que Hamilton se fuera a la punta.

Al momento del abandono de Bottas se lanzó bandara amarilla (todos detrás del safety car y no se permiten rebases), Hamilton era líder, sin embargo, en cuanto se dio la bandera verde Verstappen se chamaqueó a Hamilton, quien intentó recuperar la punta en las siguientes curvas.

Lo peor para el volante de Mercedes es que Alexander Albon adelantó a Charles Leclerc y en el giro 64 superó a Vettel, por lo que se convirtió en un rival muy serio para Hamilton, a quien amenazó con quitarle el segundo puesto.

Guerra entre los Ferrari

La carrera para los Ferrari terminó en el giro 67 en un nuevo episodio de la guerra entre Sebastian Vettel y Charles Leclerc.

A Vettel no le gustó que Leclerc lo superara al inicio de la segunda recta, por lo que perdió la cabeza y en cuanto pudo alcanzarlo le tocó el neumático delantero izquierdo a Leclerc, lo ponchó y el volante monegasco se fue fuera de la pista.

Sin embargo, al alemán tampoco se mantuvo en la pista, ya que perdió el neumático trasero izquierdo. Esto provocará una semana complicada en Ferrari en la que el teutón sacará la peor parte.

 

Abandono de Bottas

El primer abandono de la carrera sucedió hasta la vuelta 52 y fue el finlandés Valtteri Bottas. El Mercedes comenzó a sacar humo de la parte trasera, signo de que el motor había llegado a su límite.

“Perdí potencia”, indicó Bottas por la radio antes de orillar su monoplaza y provocar bandera amarilla.

La paciencia de Checo

El mexicano hizo una carrera sólida y de mucha paciencia. No se precipitó y como recompensa tuvo el noveno sitio, gracias a los abandonos de Bottas, Leclerc, Vettel, Stroll y Albon.

De esta manera, Checo sumó dos puntos más que lo mantienen en el Top 10 de la clasificación por pilotos. No merecíamos estos puntos, pero creo que a partir del próximo años seremo muy competitivos”.

Getty Images

La pelea por el tercer sitio

Con el triunfo, Verstappen tiene casi en la bolsa el tercer lugar de la clasificación por pilotos, luego de llegar a 260 puntos. Leclerc se quedó con 249 unidades después del abandono y Vettel es quinto con 230, con lo cual ya no puede aspirar al tercer peldaño.