La Selección Mexicana Sub 17 cayó en la Final de Mundial Sub 17 frente a Brasil de la manera más cruel: ganaba por la mínima diferencia en el segundo tiempo, pero un penal polémico y un gol en el tiempo agregado borraron la sonrisa del Tri Sub 17.

El único consuelo fue el reconocimiento a Eugenio Pizzuto, quien fue reconocido con el Balón de bronce, que premia al tercer mejor jugador del torneo.

El partido

El estratega del Tri mandó desde el inicio a Efraín Álvarez, a quien había sentado en el partido contra Holanda. El jugador del Galaxy ingresó de cambio y marcó el gol del empate y con el cual el Tri obligó a Holanda a tirar penales, donde nos hizo pegar un coraje al fallar el primero a lo Panenka.

Brasil fue el que impuso condiciones en el primer tiempo, con llegadas constantes durante los primeros 25 minutos. Entre la mala puntería de los locales y la suerte del Tri con los postes, el partido se mantuvo sin movimientos en el marcador y México comenzó a asentarse en el terreno de juego.

El Tri tocó puerta con un tiro libre ejecutado por Efraín Álvarez y después tras una jugada en la que Pizzuto recuperó el balón en una jugada que terminó con con pase filtrado por Álvarez hacia Santiago Muñoz, quien ya no pudo disparar al quedarle el balón a la zurda.

Para el segundo tiempo, México ya tenía equilibrado el partido. “Chima” Ruiz sacó de la cancha en los primeros minutos a Efraín Álvarez, que mostró poco sacrificio, y dio entrada a Ali Ávila, de modo que hubo mayor presencia mexicana en el medio campo.

El primer gol del encuentro llegó a los 65 minutos después de un centro de Pizzuto que cazó Bryan González, quien la remató en el área, donde definió con un cabezazo certero.

Sin embargo, el Tri se vio en problemas en los últimos 10 minutos, en una aproximación sudamericana en la que Eduardo García desvió el balón al travesaño, sin embargo, previo al remate  hubo una falta discutida en el área, la cual se revisó en el VAR y se marcó el penal, el cual fue ejecutado por Kaio Jorge de manera correcta.

 

Ya en el tiempo agregado, Brasil se quedó con el Mundial tras un centro que tomó mal parada a la defensa del Tri, de modo Lázaro remató solito y con ello le dio vuelta al marcador.