Los Golden State Warriors ven la suya desde las finales de la temporada pasada, donde una plaga de lesiones ha terminado con su quinteta estelar. La última víctima de esta plaga es Steph Curry, quien sufrió una fractura en la mano izquierda, la cual podría dejarlo fuera el resto de la temporada.

En los playoffs pasados, los Warriors perdieron a Kevin Durant, quien sufrió la rotura del tendón de Aquiles. Aunque no hubiera firmado con los Brooklyn Nets, Durant se perderá toda la temporada. Después se unió a la lista de lesionados Klay Thompson, quien se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla.

Después de la postemporada DeMarcus Cousins hizo las maletas para firmar con los Lakers, de modo que los únicos sobrevivientes de la quinteta estelar eran Draymon Green y Steph Curry, quien debe ser sometido a estudios para determinar la gravedad de la lesión y de ello dependerá una posible cirugía y el tiempo estimado de recuperación, pero desde ahora se teme que pueda perderse toda la temporada.

Getty Images

La lesión sucedió en el tercer cuarto del partido contra los Suns, cuando Curry intentó hacerse espacio entre dos, sin embargo la acción fue frustrada y Curry cayó prácticamente de cabeza y con las manos por delante, sin embargo, la acción que habría provocado la fractura fue la caída de Aron Baynes sobre el brazo de Curry, quien tuvo que abandonar el juego.

Bob Myers, manager de los Warriors, explicó que Curry sería sometido a una resonancia magnética para determinar con exactitud la gravedad de la lesión, sin embargo el primer reporte indica fractura del segundo metacarpiano, es decir, el hueso que se encuentra en la palma y que da nacimiento al dedo índice.

Ahora, la presión recaerá en Draymon Green para los próximos partidos de los Warriors, que desde ahora ya ven lejana la posibilidad de playoffs después de un inicio de temporada complicado, con tres derrotas en cuatro juegos y más lesionados que victorias.