La NBA es un territorio donde Donald Trump no es bienvenido. El mandatario estadounidense ya ha protagonizado diferencias políticas con LeBron James y otros jugadores como Kevin Durant, quienes han apoyaron el movimiento de Colin Kaepernick.

Ahora el presidente de Estados Unidos se burló por el hecho de que China quiere vetar a la NBA, después de que el gerente de los Rockets manifestara apoyo a manifestantes que piden la liberación de Hong Kong. Al gobierno chino no le gustó que alguien ajeno a este conflicto se metiera y en el juego de exhibición entre Lakers y Nets se jugó sin la presencia de patrocinadores.

El caso ya tiene tintes políticos, pero Trump no sólo se negó a brindar apoyo, sino que se burló de Steve Kerr, el coach de Golden State y quien forma parte de la Selección de Estados Unidos. Kerr fue cuestionado por la prensa por el tuit del gerente de los Rockets que desencadenó toda esta guerra y contestó que no tenía opinión.

Getty Images

“Era como un niño pequeño, estaba tan asustado que incluso no fue capaz de responder a la pregunta. Estaba temblando ‘Oh, oh, oh, no sé. No sé'”, indicó el mandatario.

Kerr, quien ha criticado desde siempre a Trump, se manifestó al respecto y expresó su deseo para que ya llegue el 2021 y termine el periodo presidencial de Trump, a quien culpó de dividir al país, de acuerdo con Marca.

“Hace 35 años no se tenía en cuenta de que lado estabas ni a que partido político apoyabas. Simplemente todos éramos estadounidenses; mi esperanza es que podamos encontrar una persona madura e intentar restaurar algo de dignidad en la Oficina Oval (la oficina del presidente)”, indicó el coach.

Getty Images

Kerr recordó que ha sido invitado a la Casa Blanca en seis ocasiones y los diferentes mandatarios lo habían tratado con dignidad, entre ellos Ronald Reagan, quien lo recibió en 1984 meses después de la muerte de su padre en un ataque terrorista.

Había dignidad y respeto en la presidencia y es triste que ahora todo eso se haya derrumbado”, comentó.