Getty Images

Suspenden ocho años a nadador chino que “orinaba violeta” en los Juegos Olímpicos de Río

El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) anunció la suspensión de ocho años al nadador chino Su Yang, quien es acusado por haber utilizado un martillo para destruir una muestra de sangre en septiembre del 2018.

En dicho año, el deportista chino, tres veces campeón olímpico, fue sometido a una prueba sorpresa fuera de competencia y en enero la Federación Internacional de Natación (FINA) redactó un informe en el que confirmó la destrucción de la prueba por el propio Sun Yang, de acuerdo con El País.

De cualquier forma, la FINA lo perdonó y el nadador pudo competir en el Mundial de Gwangju en 2019, en el cual obtuvo dos medallas de oro, en los 200 y 400 metros libres.

Durante la ceremonia de premiación, el australiano Mack Horton no subió al podio para recibir la medalla de plata de los 400 metros como una forma de protesta, mientras que el británico Duncan Scott (bronce en 200 metros) no le dio la mano.

Getty Images

Ante esta situación, la Agencia Mundial Antidopaje apeló ante el TAS la decisión de la FINA que le permitió competir en el Mundial.

Más antecedentes

En 2014, Su Yang dio positivo por trimetazidina, por lo que fue suspendido tres meses y en agosto del 2016, el francés Camille Lacourt acusó al nadador chino por consumir sustancias prohibidas las cuales daban una coloración violeta a su orina.

“Deberían hacer su federación de dopados y competir entre ellos. Me asquea ver a tramposos en los podios. En el 200 libres Sun Yang, orina violeta. Me entran ganas de vomitar”, indicó el galo.

Getty Images

De cualquier manera, el 11 veces campeón mundial, considera injusta la suspensión de ocho años, por lo que indicó que presentará “un recurso para que toda la gente conozca la verdad”, sobre el tema de la destrucción de la prueba de sangre.

Matthieu Reeb, secretario general del TAS, aseguró que el chino no explicó el caso antes de darse a conocer la sanción. “El deportista no estableció una explicación válida para la destrucción de su muestra y no le correspondía decidir si un control antidopaje debía ser invalidado y una muestra destruida”.