‘The Last Dance’: Michael Jordan y su ‘adicción’ a las apuestas que casi lo arruinan

Todos conocemos al brillante, destacado Michael Jordan que lo ganó todo en las canchas de baloncesto. Es una leyenda de la NBA, un ícono de los Chicago Bulls, una estrella que es admirada por millones de personas pero el documental que habla sobre su carrera, ‘The Last Dance‘, nos muestra una faceta muy distinta de MJ, pues tiene un lado oscuro donde fue ‘adicto’ a las apuestas, llegando a tal punto de que su carrera pudo ser arruinada.

Michael Jordan siempre se ha destacado por ser un personaje sumamente competitivo. Así sea en la rayuela (arrojando una moneda), en la cancha, el golf o donde sea, él quería ganar sin importar nada, determinación que lo llevó a ser multicampeón con los Chicago Bulls pero que fuera del deporte lo orilló a un abismo del que afortunadamente pudo escapar.

'The Last Dance': Michael Jordan y su 'adicción' a las apuestas que casi lo arruinan

Getty Images

El documental nos muestra algunos antecedentes donde Michael Jordan sufrió de más por el tema de las apuestas. Ojo, antes de todo, según dicen toda esta ‘adicción’ se debió a dos factores: el primero es la competitividad que tenía y la segunda la cantidad de dinero que ganaba, pues para él perder 100 mil o un millón de dólares no significaba gran cosa.

Como vimos en ‘The Last Dance’, Michael Jordan era una persona a la que le gustaba perder. En la rayuela vimos que tiraba y tiraba con el fin de ser el ganador. Esto lo transportó a 1992, donde encontraron dos cheques firmados por Jordan en un maletín de un prestamista, Eddie Dow, que totalizaban 108 mil dólares; ambos por deudas de juego y pérdidas en apuestas.

'The Last Dance': Michael Jordan y su 'adicción' a las apuestas que casi lo arruinan

Getty Images

Meses después, en octubre de 1992, la Policía de North Carolina arrestó a un tal Slim Boucher por posesión de cocaína y lavado de dinero. Encontraron en su bolsillo un cheque de Michael por 57 mil dólares. Jugando golf también MJ tuvo problemas y es que apostaba con un estafador que le sacó miles de dólares; Michael Jordan argumentó que no sabía de la reputación de este hombre y otros personajes y que por ello apostaba con ellos.

El punto final fue en 1993, después del Juego 1 de la final del Este contra los Knicks. Michael Jordan salió de viaje con su padre y unos amigos a un casino de Atlantic City, supuestamente para despejarse, no pensar en el juego pero los medios aprovecharon para atacarlo sin temor alguno.

'The Last Dance': Michael Jordan y su 'adicción' a las apuestas que casi lo arruinan

Getty Images

Su carrera se vio en un punto crítico cuando salió a la luz  el polémico libro de un empresario de San Diego Richard Esquinas “Michael y yo: nuestra adicción a las apuestas, un grito de ayuda”, mismo que mostraba pruebas de las apuestas con MJ, recibos de depósitos y mucho más, hecho que ‘hundió’ a la leyenda de la NBA y que sólo una cosa lo podía salvar: ganar su tercer campeonato al hilo.

Jordan y los Chicago Bulls sí terminaron ganando la final de la NBA, se proclamaron tricampeones, se volvieron legendarios pero en 1993 anunciaría su retiro; muchos argumentaron que se debió a las apuestas, ya que quería ‘escapar de ese mundo’ pero esa es una historia para otro día.