León y Tigres disputaron la vuelta de la final del Clausura 2019 en el Nou Camp. A los del ‘Tuca’ les bastó con aguantar el cero para coronarse campeones.

Los primeros minutos fueron para León. El equipo de Ignacio Ambriz presionó desde la salida y generó peligro por las bandas, pero Tigres supo aguantar. Un contragolpe es lo que buscaban los de Ricardo Ferretti.

Posteriormente a la Fiera se le complicó aún más el partido por la lesión que obligó a Ángel Mena a abandonar la cancha a los 31 minutos, entre lágrimas.

Para la segunda parte no hubo mucho qué hacer para León, pues Nahuel Guzmán se convirtió de nueva cuenta en una muralla. Sacó todo lo que le llegó y con lances espectaculares, como el manotazo para evitar el gol de Tesillo.

Las oportunidades en ofensiva fueron muy pocas para Tigres, pero hasta André Pierre Gignac bajó a defender para evitar que León pudiera sentirse cómodo. Y a los Esmeraldas les ganó la desesperación.

Es difícil recordar una final sin goles en el partido de vuelta, pero para Tigres fue todo lo que necesitaba para alzar su séptimo título de Liga MX en la historia. El quinto con Ricardo Ferretti como entrenador.

http://instagram.com/sopitasdeportes