Al menos 10 adolescentes de entre 15 y 18 años, fueron hospitalizados como resultado de un tiroteo en un campo de futbol americano, en el que jugaban los equipos de las secundarias Williamson y LeFlore.

Ambos equipos se citaron para disputar un partido en el Estadio Ladd-Peebles, en la ciudad de Mobile, en Alabama, Estados Unidos. El partido se eencontraba en marcha, como lo revela un video, cuando comienza el tiroteo.

De inmediato el juego es suspendido, mientras que decenas de aficionados, así como jugadores, se van al suelo para cubrirse de las balas, las cuales se dan desde la parte superior de una de las tribunas por la forma en la que reaccionan algunos jugadores.

 

De las 10 personas heridas, cinco se reportan en estado crítico, de acuerdo con los primeros reportes del jefe de la policía de Mobile, Lawrence Battiste, quien además aseguró que hay dos personas detenidas, mientras se realizan entrevistas con los testigos de los hechos, según El Universal.

“Tendremos que ser más agresivos. Tenemos que asegurarnos que comprendan que no toleraremos la violencia juvenil en nuestra comunidad”, indicó Battiste después de ser interrogado por el motivo por el que se lleva la violencia en eventos públicos durante una entrevista en televisión.

http://instagram.com/sopitasdeportes