Por tercera ocasión consecutiva, los New England Patriots estarán en el Super Bowl y así como han ganado fans, también hay sectores que están hasta el copete de los Pats, que fueron despedidos hoy por cerca de 35 mil aficionados antes de emprender el viaje a Atlanta, sede del duelo más esperado en la temporada de la NFL, ante Los Angeles Rams.

El Gillete Stadium abrió las puertas a sus fans para estar cerca de Tom Brady y compañía antes de volar rumbo a Georgia para cobrar revancha del año pasado, cuando fueron derrotados por los Eagles.

 

Los fans más fans llegaron al inmueble desde las 4:00 horas para asegurar un lugar en primera fila y estar cerca de los jugadores. “Esta multitud es tremenda e impresionante, es la mejor despedida que hayamos tenido”, dijo el coach de los Pats, Bill Belichick.

El momento del clímax fue cuando Tom Brady tomó la palabra para responder a algunas preguntas, entre ellas las de cajón sobre el rival y la dificultad del partido: “Necesitaremos mucho en ofensiva, defensiva y equipos especiales; tenemos que dar el mejor partido del año”.

Sin embargo, el mejor momento llegó cuando lanzó un mensaje a quienes han criticado o se han burlado de los Pats por haber perdido el Super Bowl pasado al recordarles que “todavía estamos aquí (en el Super Bowl).

“Que se escuchen nuestros gritos hasta Atlanta ¡Todavía estamos aquí!”

 

 

Brady se dijo sorprendido por la cantidad de fanáticos que se dieron cita en el inmueble, a quienes prometió llevarles el Vince Lombardi la próxima semana.

“Este es el lugar en el que hay que estar. Sé que disfrutarán el próximo domingo. Siempre jugamos bien de locales, así que vamos a llevarnos esto con nosotros a Atlanta… esperamos traer el trofeo de regreso a casa”