Si ustedes han tenido un día tranquilos, prepárense, que después de esto nada será igual. Tony Romo, QB de los Dallas Cowboys, se ‘disfrazó’ de Rex Ryan, coach de los Buffalo Bills, para apuntarse la puntada del año.

Nuestro representante de millonésima generación se lució al final del encuentro entre los ‘Vaqueros’ y los New England Patriots al decirle a Tom Brady que se verían las caras de nuevo en febrero… sí, ni él se lo creyó.

Y es que pobre Romo, vaya que hizo reír a carcajadas al QB de los Pats por dentro, a tal grado que tuvo que aguantarse… sobre todo después de la imparable paliza que les acomodaron a domicilio.

Aquí el… sarcástico momento:

Sí, amigos, vaya que la inactividad no le ha caído del todo bien a Romo, pues se aventó la puntada del año, en uno de los chistes que sólo él se cree… y sí, Brady no se murió de risa de milagro.