Chivas se despidió del Apertura 2019 con un dramático triunfo frente a lo que queda del Veracruz, que a pesar de todas sus limitantes se plantó bien en la cancha del Rebaño, pero un doblete de Alan Pulido y un gol de portero Antonio Rodríguez en los últimos minutos,

le dio forma al 3-1 ante el Tibu, que ofreció uno de sus mejores partidos de la campaña y ahora sólo quedará esperar a la resolución de la asamblea de dueños para determinar la inminente desafiliación del Tibu. Los rojiblancos, por su parte, llegaron a este partido eliminados, tras el triunfo de Monterrey.

El partido marcó el último juego profesional de Carlos Salcido, quien puso final a su carrera como rival del equipo de sus amores. El tres veces mundialista fue ovacionado por la afición rojiblanca desde el momento en que su pronunció nombre en las alineaciones por el sonido local. Además, Salcido se tomó la foto oficial con el Tibu y con las Chivas.

Getty Images

Además, el encuentro se jugó con 20 elementos mexicanos, luego de las deserciones de cinco jugadores extranjeros del Veracruz, además de las lesiones de elementos como el “Polaco” Cristian Menéndez.

El Rebaño fue amo y señor del partido y arribó al área del Tiburón en repetidas ocasiones. Isaac Brizuela desbordó por derecha y la “Chofis” fue un rival incómodo, pero la zaga del Veracruz se revolvió como pudo para mantener el arco sin daños.

El Rebaño perdió a la “Chofis” por molestias en la zona de la clavícula, sin embargo Chivas se mantuvo como amplio dominador y mantuvo al Tibu metido en su propio terreno.

Fue hasta el minuto 44 cuando cayó el primer gol, aunque fue del otro lado de la cancha, pues Veracruz inauguró el marcador tras un balón a Diego Chávez, quien sin querer hizo un túnel a Miguel Ponce y quedó con el espacio para definir ante Antonio Rodríguez con disparo cruzado.

Para el complemento las cosas no cambiaron. Veracruz se metió en su terreno y Chivas continuó con el acoso, aunque le faltó claridad, pero insistió tanto que encontró el empate a los 66 minutos con Alan Pulido, quien recibió de espaldas a un balón de Dieter Villalpando y el goleador del Rebaño este torneo definió con una media vuelta pese a la marca de Salcido.

En los últimos minutos del partido, Alan Pulido le dio la vuelta al marcador después de recibir en el área y tras ser techado Leobardo López, el atacante de las Chivas encontró espacio para disparar fuerte para darle vuelta al marcador.

Con este tanto, Pulido empató la marca de los 12 goles de Mauro Quiroga, por lo que puede coronarse como el primer campeón de goleo mexicano desde 2011. Lo que resta es rezar para que Gignac, Furch y Brian Lozano no hagan la maldad este domingo.

 

Sin embargo, el pilón lo puso Antonio Rodríguez, quien marcó un gol de portería a portería en el tiempo agregado. Sebastián Jurado se sumó al ataque en un tiro de esquina, en el que no pasó nada, por lo que el arquero de Chivas aprovechó que no había portero en el arco de Tibu para marcar su primer gol como profesional.