Por primera vez en la historia, los Toronto Raptors se coronaron como campeones de la NBA y también por primera vez, el campeón de esta liga es una franquicia que juega fuera del territorio de Estados Unidos.

Los Raptors superaron 114-110 al bicampeón Golden State en el sexto juego de la serie con el que el Oracle Arena se despidió como casa de los Warriors, pues a partir de la siguiente temporada se mudarán al Chase Arena.

Kyle Lowry fue el hombre del partido, pues marcó diferencia en la duela con 26 puntos, cinco asistencias y siete rebotes y con ello escribió eternamente su nombre en la historia de los Raptors.

¿Quien fue el MVP?

El reconocimiento quedó en poder del mejor jugador de Toronto no sólo en los seis juegos de la Final, sino a lo largo de la temporada y ese no es otro más que Kawhi Leonard, quien hizo 22 puntos en el Oracle Arena y 170 a lo largo de la serie.

 

La franquicia canadiense dejó claro su intención de terminar con la historia de una vez por todas y el mensaje lo dio Kyle Lowry con un par de triples que pusieron la pizarra con ocho puntos de diferencia y sin respuesta de los Warriors.

Los dueños de la casa reaccionaron y recortaron la distancia a un solo punto al final del primer periodo con triples de Klay Thompson, por lo que a partir del segundo cuarto comenzó la verdadera guerra con un intercambio de ventajas, en la que Toronto salió ganado, pues se fue al descanso con tres de distancia.

El tercer periodo había sido una fiesta para los Warriors, pues se habían adueñado de la ventaja 80-83 con 2:22 minutos en el reloj, cuando Klay Thompson cayó con todo el peso sobre la rodilla derecha tras una falta personal de Danny Green. Esto llevó a “Splash” al túnel para revisión médica y fue entonces cuando se vino el ánimo abajo, pues las lesiones castigaron a Golden State a lo largo de esta serie.

Getty Images

Sin embargo, Thompson regresó del túnel al estilo Paul Pearce para encestar los dos puntos (80-85), mientras que la afición de los Warriors coreaba “¡MVP, MVP!”, aunque después sí tuvo que dejar la duela y perderse el resto del juego.

Para los últimos cuarto minutos se le cerró el aro a los Warriors, que perdieron la ventaja. Draymon Green perdió posesiones y Toronto se alejó en el marcador hasta por seis unidades. Con 37 segundos por jugar la diferencia se redujo a sólo un punto, sin embargo así se mantuvieron los últimos instantes, los más dramáticos pero inolvidables para Toronto, en los que Kawhi Leonard encestó en las últimas jugadas en un par de tiros libres.

http://instagram.com/sopitasdeportes