Tal parece que el retiro le ha venido muy bien a Usain Bolt y es que el jamaiquino disfruta como Dios manda el ya no entrenar día con día. Tras anunciar hace un tiempo su retiro oficial del atletismo y de su vida como futbolista, Bolt ha estado ‘descansando’ y participando en algunos eventos públicos, como en Tokio, donde se notó con unos ‘kilitos de más’ y evidentemente este hecho causó mucho eco.

Como recordaremos, Usain Bolt solía ser un atleta esbelto, fuerte, con gran condición física pero tras su retiro parece que todo ha cambiado, pues su rutina ya no es la misma, la exigencia disminuyó considerablemente y eso se nota bastante en su apariencia.

Usain Bolt fue el invitado estelar en la inauguración del Estadio Olímpico de Tokio, inmueble que será utilizado para albergar los juegos olímpicos de Tokio 2020 y donde el jamaiquino reapareció luego de un tiempo de estar lejos de las cámaras.

Como se puede notar en las fotos, Usain Bolt se notó muy contento de volver a convivir con los aficionados, de pisar una vez más una pista y de ser parte de un evento deportivo tan importante como los Juegos Olímpicos, pues su expresión lo decía todo y el recibimiento que tuvo aún más.

Bolt corrió una vuelta en la pista de atletismo donde no se notó fatigado, fuera de ritmo ni mucho menos lento, pues aunque fue una mera práctica, no estaba de más demostrar que la calidad sigue intacta pese al incremento de peso que ha tenido.

Usain Bolt ya no luce como antes, sin duda los 100 metros los correría (tal vez) en más de 10 segundos pero lo que es digno de rescatar es la pasión con la que vive este hombre, pues aunque su aspecto físico generó muchos comentarios, su emoción por correr y el seguir en la pista no cambiará.

El jamaiquino se retiró del Atletismo en 2017, meses después inició un paso fugaz como futbolista y luego terminó. Este 2019 prácticamente ha estado ‘descansando’ todo el tiempo y eso se nota pero al ya haberlo dado todo en el deporte y haber plasmado su nombre en letras de oro, Usain Bolt puede hacer lo que quiera. Siempre será una leyenda.