La antología de historias trágicas y lamentables ha sumado un capítulo más y es que en Perú una turba molesta de aficionados se metió al terreno de juego con el único fin de golpear a los árbitros, pues en el partido entre Deportivo Garcilaso de Cuzco y el Llacuabamba de Trujillo se jugaba el pase a las semifinales y los locales quedaron eliminados. Las imágenes hablan por sí mismas.

Este encuentro ocurrió en el estadio del Deportivo Garcilaso de Cuzco, donde se jugaba la vuelta de los Cuartos de Final de la Copa de Perú. Llacuabamba de Trujillo llevaba la ventaja de 2-0 de la ida por lo que los locales tendrían que ir con todo en este juego para seguir vivos en el torneo.

Deportivo Garcilaso comenzó ganando el encuentro con un gol que les devolvió las esperanzas pero no tardó mucho para que el Llacuabamba los igualara poniendo la serie por 1-3, hecho que molestó en demasía a los aficionados locales pero que no fue el detonante de la trifulca contra los árbitros.

El momento crucial de todo fue cuando el silbante central decidió amonestar a un jugador del del Deportivo Garcilaso de Cuzco, hecho que fue ‘la gota que derramó e vaso’ para los locales, pues de inmediato decenas de aficionados ingresaron al campo y se fueron contra los árbitros, dejando imágenes para el olvido.

Al central le dieron un balonazo, varios puñetazos y patadas; los asistentes de igual forma recibieron varios golpes y la única forma de detener esta batalla campal fue con el ingreso de la policía, pues utilizando sus ‘macanas’ golpearon a los aficionados que no hicieron caso a sus indicaciones de salir del campo de juego, por lo que tras minutos tensos y para el olvido, fue que se paró esta masacre.

El partido se detuvo, evidentemente no había condiciones para seguir el juego por lo que se suspendió de inmediato y con ello, aunque ya era casi un hecho, Llacuabamba de Trujillo avanzó a las semifinales de la Copa de Perú. 

Cabe destacar que la situación a fuera del estadio tampoco fue muy favorable, por lo que jugadores, árbitros y cuerpo técnico tuvieron que ser desalojados en camiones y por salidas ajenas a las destinadas para ellos.