Lástima que la canasta no contó porque fue justo después de la chicharra, pero Anthony Davis lanzó desde completamente el otro lado de la cancha al terminar el tercer cuarto y encestó con una precisión endemoniada para recibir la ovación de todo el Madison Square Garden.

Anthony Davis estuvo espectacular durante todo el partido en el que sus Pelicans vencieron 123-118 a los New York Knicks en tiempo extra, anotando 48 puntos (incluido el empate para TE) y 17 rebotes, para ganarse las palmas de los presentes en Nueva York en repetidas ocasiones con sus encestes.