El ayuno de futbol en Inglaterra ya terminó. Liverpool y Norwich City le dieron la bienvenida a la Premier League con cinco goles.

El primer fue un autogol del Norwich City. Divock Origi, quien arrancó por la banda izquierda en lugar de Sadio Mané, desbordó para meter un centro que Grant Hanley intentó desviar y sí lo hizo, pero machucó el balón y lo terminó mandando a su propia portería.

Liverpool era un vendaval pero el Norwich no quiso rezagarse y adelantó las líneas, pero fue cuando Mohamed Salah iba a estrenarse como goleador en la nueva Premier League. El egipcio llegó por derecha, se metió al área y cruzó de zurda para hacer el primero en su cuenta.

Poco fue lo que tardaron los ‘Reds‘ en conseguir el tercer gol. Virgil van Dijk con el sello de la casa ganó el balón en tiro de esquina y con la cabeza lo mandó al fondo de las redes.

Norwich City no claudicó y tras una llegada al área del Liverpool, Alisson se lesionó. En un despeje de lo más normal, Becker se resbaló y se quedó tendido en el terreno de juego para que en su lugar entrara Adrián San Miguel, quien fue fichado hace apenas unos días.

El bajón anímico no le afectó al Liverpool, pues consiguió el cuarto gol poco antes de finalizar el primer tiempo. Una vez más Origi fue protagonista en la acción al rematar de cabeza un centro por derecha, decretando la paliza para presentarse en Anfield.

El esfuerzo del Norwich City sería recompensado en la segunda parte, cuando Teemu Pukki recibió entrando al área y definió de pierna derecha para hacer el de la honra.

El siguiente partido para el Liverpool será frente al Chelsea, en la Supercopa de Europa y después visitará al Southampton en la Premier League. Para el Norwich City será su presentación en casa al recibir al Newcastle.

http://instagram.com/sopitasdeportes