La final de la Champions League tuvo como protagonistas al Tottenham y al Liverpool, desde el Wanda Metropolitano. Los ‘Reds’ ganaron 0-2.

Apenas a los 25 segundos del partido, Sadio Mané metió un centro que pegó en el pecho de Sissoko y después en su mano. El silbante señaló penal sin pensarlo, pero esperó a la decisión del VAR. Al confirmarse, el encargado de cobrar fue Mohamed Salah. El egipcio lo hizo perfecto y abrió el marcador con menos de dos minutos.

Después del gol las revoluciones de ambos equipos bajaron. Sólo el Liverpool se quedó cerca de hacer el segundo con un derechazo de Trent Alexander Arnold que apenas pasó por un lado del poste derecho de Hugo Lloris. Del Tottenham Christian Eriksen se plantó frente al arco pero mandó su disparo a la tribuna.

Para la segunda parte, las cosas cambiaron muy poco. Liverpool otra vez se quedó cerca con un zurdazo de James Milner dentro del área que pasó a centímetros del poste izquierdo de Hugo Lloris.

Fue entonces cuando despertó el Tottenham. En los minutos finales, Heung Min Son sacó un disparo potente que atajó el arquero y en la segunda oportunidad, Lucas Moura buscó definir pegado al poste izquierdo pero otra vez Alisson se quedó con el balón.

Liverpool aprovechó la más clara que tuvo en el segundo tiempo y otra vez fue Divock Origi. El belga controló dentro del área y cruzó de zurda para hacer el segundo.

Este fue el primer título de Jürgen Klopp en la Champions League. Lo había intentado antes con el Borussia Dortmund y también con el Liverpool.

Tottenham está buscando su primer título en su primera final. Para el Liverpool es la oportunidad de ser el tercer máximo ganador de la Champions League, con seis títulos.

http://instagram.com/sopitasdeportes