La defensa de los Cowboys aplastó a las Eagles con cuatro intercambios de balón para guiar la victoria de 37-10 que deja a Dallas como líder de su División.

La primera serie ofensiva fue para Philadelphia y Dallas Goedert soltó el balón para que Collins lo recuperara para los Cowboys en la 45 de su rival. El error fue aprovechado por Prescott y compañía, pues Tavon Austin finalizó con un acarreo de 20 yardas dentro de las diagonales.

Philadelphia volvió a la ofensiva y una vez más la defensa de los Cowboys forzó un intercambio de balón, ahora del mariscal de campo, Carson Wentz. El quarterback fue presionado y Lawrence le pegó al ovoide que quedó en el terreno de juego y lo recuperara Woods en la yarda 14 de las Eagles.

A 14 yardas de la zona de anotación, los Cowboys apostaron por su juego terrestre y con un par de acarreos, Ezekiel Elliott terminó dentro de las diagonales.

Pese a que permitieron una anotación, la defensa de los Cowboys fue clave durante todo el partido y forzó una seguidilla de tres despejes, que la ofensiva aprovechó para extender su ventaja a 20 puntos, antes de que terminara la primera mitad.

Jarwin y el pateador Brett Maher pusieron puntos a favor de los Cowboys pero fue este último el que dejó una de las mejores imágenes del partido, al convertir un gol de campo 63 yardas en el cierre del segundo cuarto.

Para la segunda mitad, cuando las Eagles pretendían remontar, una vez más se toparon con la defensa de los Cowboys. Primero fue con una intercepción de Woods, quien se quedó con un pase que estaba dirigido a Jeffery, pero Dak Prescott regresó el ‘regalo’ casi de inmediato.

En la siguiente serie ofensiva, una vez más Wentz soltó el balón ante la presión y lo recuperó Hyder en la yarda 16 de las Eagles. En esta ocasión, Prescott sí aprovechó y él mismo se metió a las diagonales con un acarreo de 8 yardas para poner 10-37 el marcador.

La victoria deja a los Cowboys con marca de 4-3, por encima del 3-4 de las Eagles y en la siguiente semana el equipo de Jason Garrett descansará.