La admiración y el sentimiento que generan algunos jugadores con los aficionados es algo que no se puede explicar y como este video lo deja claro, va desde los más grandes hasta los más pequeños. Un niño, aficionado al Godoy Cruz, lloró desconsolado al enterarse que su ídolo, el ‘Morro’ García’, se va a jugar al Toluca, por lo que las conmovedoras imágenes le dieron la vuelta al mundo.

¡Pobrecito! Niño llora desconsolado porque su ídolo se va a jugar al Toluca

Foto: Marca

Si bien muchas personas comentaron que era algo conmovedor, otros tantos se pusieron bastante críticos, pues argumentaban que no era posible que un niño de tan corta edad pasara por algo así; las imágenes hablan por sí solas, algunos entendemos lo que es el amor por este deporte y por nuestros ídolos, así que después de verlo, den su opinión.

El padre de este pequeño entró a su habitación y como si ya lo hubiera visto en una visión o algo, llevó su celular con la cámara encendida y grabó este momento. El pequeño niño lloraba porque se enteró que su ídolo ya no estaría más en el Godoy Cruz y aunque su padre lo quiso consolar diciéndole que lo mejor era apoyarlo a donde quiera que se fuera, no pararon las lágrimas.

No, no quiero que se vaya… no quiero que se vaya a otro país” dijo el niño en este video.

El ‘Morro’ García se convirtió en uno de los ídolos de Godoy Cruz, pues pese a estar sólo por un par de años, donde se consolidó como un goleador, pieza importante del equipo y uno de los más admirados y este pequeño lamenta mucho hoy en día que se haya decidido por el Toluca.

El video se sigue propagando por las redes sociales y sigue causando emotividad por todas las personas que lo ven, pues es hasta cierto punto triste ver a un niño llorar por su ídolo… aunque hay quienes se ríen porque se trata del Toluca.

Sólo para no dejar el dato de lado, este pequeño quizá no se enteró que hace unos días su ídolo chocó el auto de unos ‘viejitos’ en Uruguay, donde le confiscaron su auto, le impusieron una multa y tendrá que rendirle cuentas a la ley; sin duda alguna son las dos caras de la moneda en la carrera del futbolista.