Portero cobra penal para su equipo y destruye una lámpara de estadio

No cabe duda que se nota en demasía cuando una posición no es la tuya. En Inglaterra ocurrió un curioso hecho donde el portero quería su gol en el partido y aprovechó un tiro penal para lograrlo… lo malo es que su puntería no andaba nada fina y terminó destruyendo una lámpara del estadio. ¡Qué cosas!

Todo ocurrió en el encuentro entre el Nuneaton Borough y el Stratford Town, de la Southern League Central Division (séptima división de Inglaterra), donde el partido estaba muy parejo, donde había muchas emociones pero lo mejor y más curioso estaba por venir.

Portero cobra penal para su equipo y destruye una lámpara de estadio

Foto: Harry_McWinckley

Es bien sabido que en ocasiones los tiradores oficiales de los penales no están en el terreno de juego, no se sienten con la confianza de anotar o simplemente le ceden la oportunidad a otro miembro del equipo pero en esta ocasión sí que se pasaron.

Corría el minuto 61’ del encuentro cuando hubo una falta dentro del área, por lo que Nuneaton Borough tuvo un penal a su favor con el que pudieron sentenciar su victoria desde este momento pero tomaron la errónea decisión de mandar a cobrar a su portero Tony Breeden.

El arquero puso el balón en el manchón de penal, tomó una distancia considerable y lanzó un bombazo… que fue directo a una de las lámparas que estaba en la tribuna, en la parte alta, destruyéndola y dejándola colgando muy cerca de los aficionados, por lo que aunque no se registró ningún herido, sí fue algo aparatoso.

De momento no hay un comunicado oficial donde se mencione que el jugador debe pagar la lámpara, de algún lesionado o algo que lamentar, sólo una ‘triste’ ejecución de un tiro penal que le ha dado la vuelta al mundo.

Para fortuna del arquero Tony Breeden, este partido fue correspondiente a la jornada 17 de la séptima división de Inglaterra y su equipo Nuneaton Borough terminó ganándole por 2-0 al Stratford Town. Sin duda alguna este muchacho tendrá que practicar sus tiros de penal para no seguir destruyendo lámparas o causando estragos en la tribuna.