Los Warriors pudieron jugar su último partido en el Oracle Arena, pues Toronto tiene la oportunidad de coronarse por primera ocasión en su historia el próximo lunes, luego de vencer 105-92 y poner la serie 3-1 a su favor.

Los Warriors dejaron escapar sus dos juegos como local y quedan contra las cuerdas, pues están obligados a ganar el lunes para alargar la serie al sexto juego si es que quieren jugar una vez más en el Oracle Arena, aunque los pronósticos no juegan a su favor.

Ni el regreso de Klay Thompson, ni el hecho de haber ganado por primera vez en los cuatro juegos disputados hasta ahora un primer cuarto, pudieron detener a Kawhi Leonard, quien fue una vez más una pesadilla en Golden State con 36 puntos, 12 rebotes y dos asistencias.

Desde ahora se puedo sentir la tensión de Golden State, pues no se podía dar el lujo de perder por segunda ocasión consecutiva en el Oracle Arena, del cual se mudarán para la siguiente temporada.

¿Cómo se desmoronaron los Warriors?

Los Warriors se fueron al descanso con ventaja de cuatro puntos (42-46), sin embargo Toronto se encargó de reducirla y después darle vuelta para ponerse en ventaja por primera vez en el partido. Pascal Siakam, Serge Ibaka y Kawhi Leonard se conectaron, encontraron el aro en el peor momento de Golden State y la pizarra lo reflejó de forma contundente.

 

Con casi tres minutos por jugarse, la distancia era de cuatro puntos, después se duplicó a ocho y creció hasta las 13 unidades, aunque finalmente la masacre del tercer cuarto terminó en ventaja de 12 para los Raptors, 79-67.

Finalmente, no hubo respuesta de los Warriors, que terminaron firmando la derrota por diferencia de 13 puntos. El quinto juego de la serie y posiblemente el último, se disputará en Toronto el próximo lunes a las 20:00 horas y para este juego los Warriors podrían quemar su último cartucho: Kevin Durant.

http://instagram.com/sopitasdeportes