La cuarta fue la vencida para los Warriors ante los Rockets. Por primera vez en la temporada, Golden State (sin Kevin Durant) pudo vencer el equipo de James Harden de cara a lo playoffs con una gran versión de Klay Thompson 106-104 para terminar con una racha de nueve triunfos consecutivos del equipo de Houston.

Thompson terminó el partido con 30 puntos, dos asistencias y tres rebotes para concretar el tercer triunfo de marzo en cinco juegos. Así es como el All Star ofreció disculpas a su afición después de haber declarado que ésta no se hacía sentir en el Oracle Arena. James Harden firmó 29 puntos, tres rebotes y 10 asistencias.

Los juegos de temporada regular entre Warriors y Rockets habían sido unos auténticos agarrones desde noviembre y todos habían sido triunfos para los de Houston. En el primer choque se impusieron 107-86.

El segundo duelo fue el más dramático, pues Houston remontó de manera espectacular y empató el partido en tiempo regular para después ganarlo en tiempo extra 135-134 en enero y en febrero puso condiciones otra vez 118-112.

Por un momento, el fantasma de aquel juego de enero se asustó a los Warriors, pues con poco más de dos minutos en el reloj, la ventaja era de 10 puntos 104-94 y en el cierre del juego la distancia se redujo a uno y con 10 segundos por jugar.

 

Sin embargo, Steph Curry le puso hielo al partido al hacer efectivos los dos puntos en tiros libres y después al recuperar un rebote con el que dejó correr el reloj hasta que el tiempo se extinguiera.

De esta manera, Golden State se mantiene en la parte más alta de la Conferencia del Oeste 46-21, mientras que los Rockets, que eran terceros, cayeron al cuarto de la misma conferencia con marca 42-26.

https://instagram.com/sopitasdeportes