Newcastle cortó la racha de 5 partidos sin perder del Wolverhampton