Hace menos de una semana te platicamos sobre la polémica Regla 40 de la Carta Olímpica, que prohíbe a deportistas, entrenadores, jueces y oficiales mostrar o promocionar cualquier marca comercial, a menos que sea una de las que oficialmente patrocinan a los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Varios atletas ya han mostrado su inconformidad por estas restricciones. Ahora esta regla podría generarle una sanción o incluso la descalificación (y con ello la pérdida de su medalla de plata) al velocista jamaicano Yohan Blake.

Todo por un reloj que Blake portaba en la muñeca al momento de disputar la final olímpica de 100 metros, donde ocupó la segunda posición.

El Comité Olímpico Internacional (COI) podría abrir una investigación para determinar si el velocista violó las normas antipublicidad de la justa deportiva.

“No lo he visto, pero supongo que sí, que vamos a examinar el caso. Lo vamos a analizar”, Señaló Mark Adams, director de Comunicación del COI.

¿Procederá? Lo cierto es que cuando algo se prohíbe, lo único que se consigue es generar mayor interés al respecto. Si llegaran a sancionar a Blake, todo mundo hablaría del dichoso reloj, consiguiendo justamente lo que la Carta Olímpica quiere evitar.