Pleca_Rio_Visa

El mar. Ese ente inmenso y portentoso. Lleno de vida y de peligro. Ese que cientos de refugiados sortean día a día para conseguir el anhelo de escapar de su triste realidad. Ese contra el que hay que luchar para romper las barreras y alcanzar el sueño que nunca ha podido ser.

Siria atraviesa uno de sus peores momentos, los habitantes desean con mucha fe que los conflictos bélicos terminen y otros simplemente toman lo poco que les queda y se embarcan buscando su libertad, de conseguir llegar a suelo neutral aunque les pueda costar la vida.

Esta fue la decisión que tomó Yusra Mardini y su familia, quienes en una lancha de motor tomaron por asalto el Mar Egeo buscando llegar a Grecia como miles de refugiados sirios lo hacen día con día, pero la historia pudo terminar muy mal para estas personas.

Esta joven mujer le ha dedicado su vida a la natación, los genes la han hecho sobresalir, ya que su padre es entrenador y dejó todo para irse a Jordania, conseguir dinero y mantener a su familia pese a las adversidades que la guerras les había puesto enfrente.

Yusra dejó de entrenar dos años debido a estos conflictos, tiempo en que ella y su familia comenzaron a ir rumbo a Turquía para buscar escapar; lo consiguieron. Consiguieron su embarcación y navegaron rumbo a la Isla de Lesbos, donde la tragedia rondó su travesía de libertad.

Con 20 personas a bordo, un motor descompuesto y el mar mostrándoles su poder, los problemas comenzaron: el agua hizo su trabajo, poco a poco inundó todo y la familia tuvo que dejar sus pertenencias en el profundo azul, situación que no mejoró su andar.

Fue ahí cuando Yusra y su hermana decidieron lanzarse al agua –un acto heróico completamente– para ayudar a los afectados. Con gran fuerza, amor y ganas de vivir, comenzaron a remolcar dicho barco hasta que llegaron a tierra firme.

Después de vivir un problema de tal magnitud, tocar el suelo debe ser la gloria. Misma que ahora busca Mardini, quien desde el año pasado llegó a Berlín para buscar el anhelado sueño de convertirse en nadadora olímpica en Río 2016.

yursa mardini rio 2016 2

Después de encontrar refugio en el club berlinés Wasserfreunde Spandau 04 –para seguir sus entrenamientos, Yusra ha comenzado a prepararse fuertemente para sumarse a los 43 preelegidos que formarían parte de la delegación del Comité Olímpico Internacional en los próximos JJOO.

Quiero que todos los refugiados se sientan orgullosos. Quiero motivarlos a que puedan cumplir sus sueños al igual que yo. Río es mi objetivo y para eso entreno muy duro.

La pelea será complicada entre el Team Refugee Olympic Athletes, ya que solo cinco personas serán las que realmente se ganen un boleto en la disciplina para formar parte de esta comitiva, lugar en el que quisiera estar esta mujer.

Yusra buscará competir en los 200 metros libre categoría femenil, en donde por el momento se encuentra ocho segundos abajo de lo esperado, pero que de acuerdo a Sven Spannekrebs, su entrenador, todo es posible con las facultades que ha mostrado.

Una historia de superación, de empeño, de sobrevivencia y de ganas de sobresalir, una historia más que nos muestra que a pesar de lo tormentosa que pueda ser la vida, siempre hay una luz al final del camino.

***Fotos Getty Images

seguir sopitas deportes