Los perros pug, no necesitan de presentación. La Federación Cinológica Internacional, los reconoce como una de las 30 razas más populares del mundo, además de que su cara chata con mirada tierna, los hacen inconfundibles. Más de una persona se derrite al verlos pasear por la calle.

Pequeños, no mayores a los 30 cm. de altura, estos ternuringos han cambiado la historia, han marcado la vida de príncipes y reinas, son tan lindos y leales, que hasta tienen su propio Día Internacional del Pug, cada 15 de octubre. Sin embargo, cualquiera que desee tener uno, debe saber que los pug, requieren de mayor responsabilidad y compromiso que cualquier otra raza.

Instagram: @Pug_addicts

1.-  Perros de compañía

Los pugs son excelentes mascotas debido a su personalidad sociable y su capacidad de adaptación. Ya sea que te guste quedarte en casa o disfrutar del aire libre, los perritos estarán listos para cualquier cosa, siempre que sea al lado de su dueño.Si tienes un pug, jamás te sentirás solo. Ser un perro faldero  está en su naturaleza, así que no podrás ni siquiera ir al baño, sin que te lo quites como lastre. Aunque bien pueden estar un tiempo considerable solos sin que te destrocen la casa, su lugar favorito es en tu regazo.

Por lo tanto, prepárate con el la cinta adhesiva, quita peluzas y demás. Los pug cambian de pelo cada que cambia de estación y no adivinarías cuánto pelo puede soltar a pesar de su pequeño tamaño.

2.- La raza de los mil nombres

Debido a que son una raza muy atigua, han acumulado diferentes denominaciones, en China, donde son originarios, le llamaban perro Ha-ppa, perro Foo, Lo-Chiang-tze, cuando fueron enviados a Japón, lo conocían como Sichuan-Pai, pero el verdadero menú de opciones para identificarlo, nació cuando llegó a Europa.

En Holanda, el pug se llama mopshond, que viene del holandés ‘grumble’ “gruñon” gracias al ceño fruncido;  en Francia, le denominaron Carlino en honor a un famoso actor del siglo XIII, pero se cree que fue en Reino Unido donde se le definió como Pug, como un diminutivo de ‘puggie’, un término cariñoso. Aunque también hay versiones que relacionan al pug con el término mascota. En 1731, los monos titíes, eran mascotas muy populares y siendo que los dos animales compartían rasgos faciales similares…

10 cosas por las que amamos a los pug

Instagram:@Pug_Addicts

3.-  Lealtad

Sin lugar a duda, algo que caracteriza a cualquier can, es su fidelidad, pero cuando se trata de un pug, él está dispuesto a hacer cualquier cosa por hacerte sentir mejor. Aunque no son muy enfáticos con su cariño, si estás enfermox si estas triste o enojadx, no es necesario que se lo digas, ellos lo persiben, lo huelen y lo sienten.

Si los dejas dormir a tu lado, se recostarán con la cola hacia tu cara, pero no lo tomes como una grosería, al contrario. Los pug, son tan tiernos, que muestran su lado más vulnerable, a quien más confian. Un claro mensaje de que jamás te hará daño.

4.- Dormir, su deporte favorito

El pug suele dormir varias siestas en el día y aún así, dormir de corrido cuando llega la noche. Pero debido a que esta raza de perros tienden a engordar, es mejor que sus dueños los lleven a dar una larga caminata, aunque eso sí, regresando, aprovecharán la menor oportunidad, para echarse una reconfortante ‘pestañita’. Sin importar a qué hora duerman, debes saber que roncan fuertísimo y a ritmo constante. 

10 cosas por las que amamos a los pug

Instagram: @Pug_Addicts

5.- Un pug con posgrado

¿Quién dice que los pug tienen síndrome de Down? Toman su tiempo para aprender, pero finalmente lo logran. En 2009, el pug Cgester Ludlow, envío su currículum a la Universidad de Rochville, en Reino Unido, pagó alrededor de 500 libras para su inscripción en la maestría de Finanzas en la modalidad ‘en línea’ y una semana después, recibió sus calificaciones, su título y una calcomanía escolar. Aunque nunca asistió a una clase, aprovó el curso con honores.

Aunque es probable que nunca llegue a conseguir trabajo. Todo fue un truco orquestado por Get Educated, la organización encargada de supervisar las universidades en línea para que los estudiantes sean engañados con universidades sin validez oficial, tal como es el caso de la Universidad de Rochville.

6.- Pugs para pugs

En el pasado, esta raza de perros se hizo por capricho, se manipuló genéticamente hasta lograr las caracteristicas deseadas. Como resultado,  los pug son braquiocefálicos, lo que significa que sus fosas nasales con más pequeñas que las de otros perros. Si bien son lindos, esos rostros sonrientes pueden llevar a algunos problemas respiratorios. Su estructura facial dificulta las respiraciones largas y profundas, por lo que es posible que se escuche un silbido mientras corre. Tal vez has visto algunos tipos de pug con los ojos en diferente pocisión (estrabismo), esto se debe generalmente  a que sus papás o algún pug de su ascendencia, fue cruzado con otra raza.

Según el  club canino estadounidense “American Kennel Club” AKC, en sus siglas en inglés, la cola de pug perfecta es aquella que alcanza un doble enroscado. Pero más allá de la belleza, cruzar a estos canes con otras razas, podría tener graves consecuencias. La esperanza de vida de un carlino es de 12 a 15 años, pero con alteraciones en su ADN, no se augura una buena calidad.

10 cosas por las que amamos a los pug

Instagram:@Pug_Addict

7.- En México está prohibido que viajen en avión

En marzo del 2018, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes extendió una nueva norma oficial, en la que prohibe viajar en avión a mascotas braquiocefálicos, el pug, el boxer o el bull dog son algunos de ellos. Y es que si de por sí para los animales es muy estresante viajar enjaulados, las condiciones fisiológicas que nuestros pug, aumentan la posibilidad de que sufran un síndrome respiratorio o paro respiratorio que provoque la muerte en pleno vuelo.

8.- Existía una organización secreta en honor al pug

En 1740, El Papa prohibió a los católicos unirse a los masones, pero los católicos romanos formaron un grupo fraternal secreto llamado la Orden de los Pug como reemplazo. Escogieron el pug como su símbolo porque los perros eran leales y confiables. El Gran Maestro era un hombre, pero cada división del grupo tenía dos “Big Pugs” que siempre eran un hombre y una mujer. La clave secreta para evitar ser descubiertos, era besar el trasero del perro, que para su suerte, era de porcelana.

10 cosas por las que amamos a los pug

Instagram:@Pug_adicts

9.- Un pug mordió a Napoléon Bonaparte

Se dice que Josephine Bonaparte tenía un pug llamado “Fortuné”, lo quería tanto, que cuando se casó se negó a dejar que el perro se durmiera en otra parte que no fuera su cama. De tal forma que en la noche de bodas, cuando Napoleón entró en la cama por primera vez, el pug lo mordió en la pierna.

10.-El pug es la raza de la realeza

En 1572, los holandeses se encontraban en medio de la Guerra de los Ochenta Años, una prolongada lucha contra los españoles. Una noche, mientras el príncipe Guillermo I dormía en su tienda de campaña, los españoles entraron, pero afortunadamente, su pug, ‘Pompeyo’ estaba allí para ladrar salvajemente y saltar sobre la cara de su dueño. El príncipe se despertó y aprehendió a sus presuntos asesinos. Debido a esto, el pug fue considerado el perro oficial de la Casa del Orange en Países Bajos. De hecho, la efigie del príncipe, muestra a Pompeyo a sus pies (aunque, extrañamente, ese perro no tiene una cara plana, lo que lleva a algunos a creer que era una raza diferente).

Pero más tarde, cuando el príncipe Guillermo III llegó a Inglaterra para gobernar con su esposa María II, adivinen a quién llevó como compañía… por su puesto, a sus pug.

¿Habran sido ellos los que influyeron en la Reina Victoria de Inglaterra? Los pugs le inspiraban tanta ternura que hasta prohibió la cruel práctica de cortarle las orejas a los perros. Gracias a ella, los dueños de los pug pueden embobarse de como sus largas orejas suben y bajan al ritmo de su andar.

Bonus: Payaso pero no de circo

Aunque los pug siempre se llevan el premio al mejor disfraz, no son buenos manejando altas temperaturas, calor excesivo podría provocar un shock respiratorio. Y sí, una disfraz dificulta el movimiento libre de cualquier animal. No los hagan sufrir.