Resulta evidente la crisis (a medias) que atraviesa el cine mexicano. Por un lado, hay un sinfín de producciones cada año con actores conocidos de la televisión o el cine nacional que logran sacudir la taquilla. En muchos de esos casos, se trata de remakes de historias extranjeras que encuentran, supuestamente, un espacio dentro de la idiosincrasia mexicana.

Grave error, y no por la continuidad del remake y el rechazo de las historias originales, sino porque todas esas historias son anacrónicas, no evolucionan con el tiempo y siguen siendo de otro país. Sin embargo, cuando decimos que la crisis se vive “a medias”, es porque hay una parte del cine mexicano que lo salva, desde abajo, desde la base y muchas veces sin atención.

No pierdas la oportunidad de ver ‘El Sueño del Mara'akame’ de Federico Cecchetti

No necesariamente estamos hablando del cine independiente, aunque sí la mayoría, sino también de las historias que revelan un México de historia, ancestros y de un país con una de las culturas más ricas y privilegiadas del mundo. Y en todas estas entra El sueño del Mara’akame de Federico Cecchetti, la cual se presentó en el Festival Internacional de Cine de Morelia 2016 llevándose el OJO a Primer o Segundo Largometraje Mexicano.

El sueño del Mara’akame también ganó el Ariel en 2017 de Mejor ópera prima y Mejor música original. Después de recorrer varios festivales, finalmente esta cinta de Cecchetti llegará a salas comerciales con una fecha de estreno programada para el 17 de mayo. Considerando que tiene la “oportunidad” de proyectarse en varias salas comerciales de la Ciudad de México y el país, hemos de hacernos la pregunta:

¿Por qué debemos ver El sueño del Mara’akame? Por acá te dejamos cinco poderosas razones para verla:

Historia original mexicana

México siempre ha sido un referente dentro de la industria del cine. No cualquier país puede presumir de una Época de oro ni una variedad de directores e historias como las que se crean dentro de nuestro país. Sin embargo, estamos aquí, hablando de remakes mal logrados que se venden por el simple hecho de hacerlo. De este modo, hemos de aplaudir a los creadores que exploran las posibilidades que ofrece la cultura mexicana para proyectarla en un filme.

Esa es una de las ventajas de El sueño del Mara’akame, es una película que nos habla a nosotros. El filme tiene como protagonista a Nieri, un adolescente que toca en una banda y sueña en llegar a la Ciudad de México para tener un concierto. La imagen de sí mismo en un escenario, se convierte en su realidad hasta que su padre, chamán huichol, le dice que su destino es convertirse en el sanador del pueblo, en el próximo mara’akame. Y esto conlleva alejarse de la “maldad” para cuidar su don- 

Cuando más cerca está de cumplir su sueño, llega el venado azul como una visión, y según la tradición, ese es el momento para curar, sanar e interpretar, ser un mara’akame o chamán huichol. Federico Cecchetti, en una burla no mal intencionada, juega con nuestro concepto de sueños, su significado y nuestra necesidad de interpretarlos o hasta tenerlos, y también juega con la importancia, significado y trascendencia de los mismos en la cultura huichol.

Federico Cecchetti en ‘el sueño del Mara’akame’.

Actores wixaritari

El éxito de ROMA de Cuarón, en gran medida, se debe a la presencia de Yalitza Aparicio, una mujer indígena sin preparación como actriz que logró dominar a su personaje. El sueño del Mara’akame va mucho más lejos con un elenco principal conformado por actores no profesionales wixaritari o huicholes. Luciano Bautista, quien interpreta a Nieri, comenzó el rodaje a los 15 años y se perdía de la producción cuando se aburría. Sin embargo, su presencia le da naturalidad a un filme cuya historia es honesta y real.

También resulta fascinante la presencia de Antonio Parra, padre de Nieri en El sueño del Mara’akame, quien es un mara’akame real de la región de La Cebolleta en Jalisco. Los dos actores huicholes crean una atmósfera natural que juega con los escenarios naturales y el caso de la gran ciudad. Junto a ellos aparece también Mariana Treviño.

Luciano Bautista, quien interpreta a Nieri en ‘El sueño del Mara’akame’.

Viaje huichol

Federico Cecchetti entró en contacto con los huicholes y se enamoró de ellos. Así fue como comenzó la idea de El sueño del Mara’akame con Nieri. La mayor parte de la película gira en torno a la cultura y tradiciones del wixarika, el cual pertenece a uno de los grupos indígenas más importantes de México y que habitan en el Gran Nayar desde Jalisco, Nayarit y Durango, hasta Zacatecas.

Un mara’akame o chamán huichol, es considerado como un sanador y un intérprete del lenguaje de los dioses. A través de cantos, habla con los dioses, son intermediarios entre lo sagrado y los profano. Un mara’akame les pide que no envíen enfermedades, sino lo contrario, que los ayuden  recuperarse y resolver sus problemas. La importancia de estas figuras son más que trascendentes dentro de una comunidad que ha depositado su esperanzas y cuerpo en alguien que ya venía preparado.

Antonio Parra, padre de Nieri en ‘El sueño del Mara’akame’.

Estilo narrativo

Cuando comienza El sueño del Mara’akame, Federico Cecchetti permite al espectador entrar en un filme documental que nos permite llegar en el mundo de los huicholes. Justamente, como si se tratara de una labor de rigor, conocemos a los personajes y su entorno. Luego, el director da paso a lo onírico, ese mundo de sueños en el que vive el mara’akame para hablar con los dioses, interpretar sus mensajes, cuidar sus tierras y sanar.

El sueño del Mara’akame tiene un objetivo principal, y es ayudarnos a comprender la situación de Nieri, quien quiere ser músico por encima de chamán. Este joven es el reflejo de la importancia de las tradiciones e identidad para convertirse en aquello que la vida nos tiene preparados, y todo lo que sucede con él, es por algo y con un objetivo. El cine mexicano, sin excepción para esta cinta, se cuenta a través de imágenes y sonidos por encima de un guión escrito.

Checa en exclusiva el tráiler de la película mexicana ‘El sueño del Mara’akame’

Cine independiente

El sueño del Mara’akame es una película y producción mexicana, hecha en el país con un equipo de mexicanos. También es una producción independiente que corrió a cargo del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, Estudios Churubusco y el Instituto Mexicano de Cinematografía, CUEC e IMCINE, por sus siglas, respectivamente. Así que, de alguna manera, tenemos frente a nosotros una cinta hecha por y para mexicanos con una historia de aquí, de esas que no podrían ser un remake del otro lado del mundo.

Ese es uno de los elementos reales de El sueño del Mara’akame, que vale por sí mismo, y entre más se vea aquí, menos problemas enfrentarán en un futuro los creadores mexicanos. Cecchetti ha hablado de lo difícil que fue distribuir la cinta frente a las necesidades comerciales y otras cosas como la burocracia de la UNAM. Esta cinta de 2016, la cual se presentó ese mismo año en FICM, apenas encuentra una luz en la que algunas distribuidoras prestarán su espacio para darle un espacio a aquellos que están haciendo cine en el nombre de México.

‘El sueño del Mara’akame’.

El sueño del Mara’akame de Federico Cecchetti se estrena el próximo 17 de mayo en distintas sedes. En la Cineteca Nacional, tendrá un espacio, así como en Perisur, Tonalá, Reforma, Altavista, Centro Nacional de las Artes, Cinépolis Diana, Sala Carlos Monsiváis y Julio Bracho de la UNAM y muchos más.