Game of Thrones es una de las series de televisión más exitosas de todos los tiempos. Durante casi 10 años, esta producción de HBO generó una gran expectativa debido al desarrollo de sus personajes y a la trama que los iba entrelazando. Pero lo más interesante de todo esto, es que su complejidad iba en aumento conforme las temporadas e incluso una posible resolución parecía imposible.

Sin embargo, en esta última temporada, los creadores de Game of Thrones se encontraron con cierta premura  por terminar la historia. Hasta ahora no se ha revelado la verdadera razón para hacerlo. De hecho, el propio George R. R. Martin aseguró que se hubiera podido llegar a la temporada 11 para darle un buen final pero, a pesar de la opinión del creador mismo, HBO lanzó una octava y última entrega compuesta por seis episodios de una duración de hora y media.

Hasta ahora, nos hemos encontrado con cinco capítulos en los que muestra a esos personajes -cuya complejidad había hecho que se convirtieran en nuestros favoritos o en los más odiados- que simplemente mueren, se vuelven locos y sucumben ante el deseo por el poder. ¿Una manera de saciar a las audiencias? ¿O un intento fallido por darle un cierre a una historia que todavía tenía mucho potencial? Posiblemente sea la segunda opción, pero así como esta serie de televisión, hemos visto otras tantas producciones igualmente exitosas que no lograron darle el cierre que merecían, o que al menos los fans esperaban… Aquí te las enlistamos.

Lost

¿Qué podemos decir de Lost? Sin lugar a dudas, una serie bastante querida por los fans, pero que dividió opiniones en su capítulo final –o mejor dicho, desde la 3ª temporada– ya que la trama del show fue cambiando y dando saltos agigantados sin dar resoluciones a muchas de las historias de los personajes. Muchos desertaron la serie desde que la serie se metió en los viajes en el tiempo, y luego que la Isla se movía… y demás, pero los pocos valientes que presenciaron el final… híjole, no se fueron muy contentos.

Hay decenas de teorías o de explicaciones acerca del poético final, en el que vimos a todos los protagonistas reunidos en una casa con algunos viajes en el tiempo pendientes. Pero a manera de resolución, lo único que se explicó fue que Hugo se quedó como guardián de La Isla, y listo. No hubo una claridad tan explícita acerca de Jacob, The Man in Black, ni demasiados cabos sueltos que se dejaron. Un final que trató de ser un poema, pero terminó dejando más dudas que respuestas.

The OC

Esta serie no fue la gran cosa, pero si para algo servía, era para entretener y sobre todo, para descubrir nueva música. Durante tres años mantuvo a las audiencias, especialmente a las más jóvenes, pegadas a la pantalla para saber cuál sería el desenlace de Marissa y Ryan o de si algún día estarían juntos pues, luego de tener un tórrido romance, encontraron diferentes parejas y siguieron con sus vidas… un tanto tormentosas, claro, pero siempre entretenidas. Lamentablemente, al término de la tercera temporada, Mischa Barton, a.k.a. Marissa, dejó la serie con una muerte bastante trágica que sorprendió a todos. 

En su momento se rumoró que fue porque Barton tenía problemas con los productores debido a que era una diva, sin embargo, el showrunner de la serie, Jason Schwartz, aclaró que eso no era verdad, pero lo que sí es que ni Mischa se sentía feliz de seguir interpretando a Marissa, ni la historia de este personaje podía continuar pues, en tan solo dos temporadas, habían explotado todo su potencial y lo habían metido en tantos problemas como les fue posible. 

Con la muerte de uno de los personajes principales de The OC, muchos se preguntaron si podría continuar y, a pesar de todo, así fue. La cuarta temporada de esta serie de televisión habló de cómo fue que cada uno de los personajes involucrados con Marissa podían continuar con sus vidas. A diferencia de sus predecesoras, esta cuarta temporada únicamente contó con 16 capítulos, en los cuales, forzaron la nueva relación de Ryan que resultó ser con ni más ni menos que Taylor, una chica para nada su estilo y que en un principio estuvo enamorada de Seth Cohen. 

Muchos se quejaron de ese cierre, y de que incluso avanzaran muchos años para mostrarnos a los nuevos hijos de Julie, Kirsten y Sandy Cohen, y de la relación-no relación de Ryan con Taylor. 

The Sopranos

Los Soprano es una de las series de televisión más importantes en la historia del entretenimiento que marcó un antes y un después gracias a los personajes fascinantes que nos presentaron y al gran drama que se vivía. Sin embargo, ni siquiera ellos se salvaron de tener un final controversial. Todos esperábamos que terminara con la muerte de Tony Soprano, pero casi 12 años después no sabemos en realidad que fue lo que pasó en realidad.

La escena final nos mostraba a Tony en una de sus tantas cenas con la familia dentro de una cafetería, mientras suena “Don’t Stop Believin’” de Journey de fondo, muchas personas sospechosas entran al mismo lugar, pero todo termina con un fundido en negro en primer plano al rostro del líder de los Soprano. Así concluye esta gran historia.

Con los años, los productores han dado pistas de que sí, efectivamente Tony murió, pero nos dejaron con las ganas de ver en pantalla la muerte de uno de los mafiosos más entrañables y sanguinarios.

Two And A Half Man

Durante más de una década, Two And a Half Man se convirtió en un programa de entretenimiento para los adultos. Debido a la temática de una vida de dos hombres y un niño, fue la producción que identificaba las dos partes de lo que debería ser un hombre. Por un lado, estaba Charlie, un hombre guapo, exitoso, con dinero y atractivo a las mujeres; y por el otro estaba su hermano Alan, divorciado, perdedor y con un hijo. Juntos mostraban las contrapartes de una vida aparentemente mundana, pero llena de problemas con las mujeres. 

A pesar de lo exitoso que era este sitcom, Charlie Sheen fue despedido por Warner Bros Television en 2011 debido a que tenía muchos problemas con los productores y quería cobrar más dinero. La decisión fue final y rápidamente se buscó a otro actor que lo reemplazara. El elegido fue Ashton Kutcher, quien durante dos años intentó llenar los zapatos de un personaje que para el último capítulo de la serie, “apareció” y fue aplastado por un piano. 

Este final fue tan criticado, que ni siquiera la aparición de Chuck Lorre en la silla del director y siendo aplastado por un piano fue suficiente para resarcir lo malas que fueron las siguientes dos temporadas tras la salida de Sheen. 

Scrubs

Esta es una de las series de televisión más queridas por todos, pues durante ocho temporadas, seguimos muy de cerca a JD, su mejor amigo Turk, el doctor Cox y Elliot Reid. Tanto Elliot como JD y Turk empezaron como pasantes hasta finalmente convertirse en doctores y, durante esa travesía, tanto Cox como el doctor Kelso les hicieron ver su suerte. 

En esos años, hubo muchos momentos que así como nos sacaron risas, también nos sacaron lágrimas. Sin embargo, el final de la octava temporada fue tan bueno, que para todos los fans fue el perfecto cierre hasta que, en 2010, se anunció que habría una novena temporada en la cual sí aparecerían todos estos personajes, pero ya no serían los ejes centrales de la historia. Ahora sería un nuevo hospital con nuevos residentes y bueno, la cosa terminó por decepcionar a todos los seguidores de Scrubs, quienes en definitiva, optaron por el final de la octava y no de la novena entrega, misma que ni siquiera aparece en YouTube.

Mad Men

Esta serie fue perfecta tanto en actuaciones como fotografía, vestuario e historia. Siete temporadas que siguieron muy de cerca no solo el mundo de Don Draper y todos esos secretos que estaba desesperado por guardar, sino también el mundo de la publicidad. De ahí es que nos encontramos con un cierre en el que Don, atormentado por todos sus demonios, termina en un retiro espiritual donde se da cuenta de que lo ha perdido todo, incluso a su exmujer, Betty. 

A lo largo de la séptima temporada, cada uno de los personajes se embarca en lo que será su nueva vida, pero al mismo tiempo todas esas personalidades se fueron deshaciendo sin ningún cierre apropiado. Lo peor fue ver a Don Draper en un retiro espiritual, meditando y que al final, con una sonrisa un tanto extraña, fuera como una especie de pensamiento-idea para un comercial de Coca-Cola. ¿El final que merecía un personaje tan complejo? Para los fans, fue un rotundo no… 

Dexter

Un asesino serial cuyo padre le enseñó a canalizar todos esos deseos de sangre, en algo “bueno”. ¿Cómo? Matando a otros asesinos seriales. La cubierta perfecta era pertenecer al equipo de peritaje, pues así era como él mismo descubría a sus próximas víctimas y se encargaba de cubrir sus rastros. 

Durante ocho temporadas, la telaraña en la que Dexter se Iba enredando era cada vez peor. Él estuvo a punto de no encontrar la salida pues, luego de que uno de sus némesis matara al amor de su vida y lo dejara con un hijo, Dex fue descubierto por su hermana Deb, quien al final, resulta víctima de sus propias circunstancias y del tormento de saber que su hermano es un asesino serial. Con la pérdida de todo lo que ama menos de su hijo, Dexter decide irse lo más lejos posible, dejar a su segundo amor y no huir a Argentina. 

Un huracán que aparentemente, lo mata, pero después de algún tiempo, reaparece con una barba muy larga y siendo un leñero (o algo parecido). Todas, incluso la octava temporada, fueron perfectas de principio a fin, sin embargo, en ésta última discreparon mucho (por no decir bastante) las expectativas de la resolución de la problemática. 

How I Met Your Mother

Esta serie de televisión es posiblemente la más decepcionante de todas pues, tanto el título como toda la trama, se centraron en saber quién era la mamá de los dos niños a los cuales Ted les contó su “historia de amor”. 

Durante nueve temporadas, seguimos muy de cerca a todas las novias, las obsesiones, rupturas, relación ideal de Marshall y Lily —después de que regresaron, claro—, y sobre todo, una historia de amor inesperada: la de Barney con Robin, quien fue “el primer amor” de Ted joven.

En el primer capítulo de la primera temporada, Ted prácticamente se enamora a primera vista de Robin, con quien tuvo una relación intermitente hasta el momento en que ella se casa con Barney. Ahí es cuando se desarrolla la última entrega de How I Met Your Mother que a la par, también muestra a “la mamá”.

Hasta aquí todo bien pero, en el último capítulo, la historia da un giro pues, resulta que “la mamá” estuvo muerta todo este tiempo, Robin y Barney duraron casados lo mismo que un suspiro, y Ted continúa enamorado de Robyn, quien al final, con todo y sus perros, decide aceptarlo.

Este final de serie se supo desde un inicio, y muchos fans incluso hicieron su propio final. Los creadores en algún punto se disculparon y aseguraron que era el final propio pero, así como en Game of Thrones, he aquí cuando retomamos las primeras preguntas que hicimos: ¿Fue una manera de saciar a las audiencias? ¿Un intento fallido por darle un cierre a una historia que todavía tenía mucho potencial?, o simplemente, un final que no hizo justicia a toda una historia. Para nosotros, es la última opción.