El más reciente capítulo de Game of Thrones nos dejó con las emociones a flor de piel, pues sucedieron muchas cosas que nos estremecieron el corazón, aunque lo más importante no fue la muerte de Missandei, sino la horrible despedida entre Jon Snow y su lobo huargo Ghost.

Todos esperábamos una escena emotiva entre estos personajes, que llevaban tiempo sin verse y, que desde la batalla de Winterfell se nos hizo muy raro que no estuviera combatiendo juntos. Pero no, Ghost salió a la pelea junto con toda la horda Dhotraki y Jorah Mormont para combatir a los White Walkers, ¿poooor?

Tras toda la controversia, incluida la del vaso de Starbucks, y debido a que muchos fans se quejaron por la nula interacción entre ambos; el director de este episodio y algunos más de Game of Thrones, David Nutter decidió salir a explicar por qué fue que no sucedió tal escena. El problema principal fue que al equipo de efectos especiales se les dificulta insertarlos digitalmente y lograr que puedan interactuar con los personajes. Ah caray, ¿y los dragones son más fáciles?

En entrevista con Huffington Post, Nutter comentó: “Como los lobos utilizan un poco de creación de efectos especiales sentimos que era mejor mantenerlo lo más simple posible. Y creo que terminó siendo más poderoso de esa manera”.

La participación de estos animales en el programa siempre ha sido un dolor de cabeza para el equipo de efectos especiales. Para traer a la vida a las enormes criaturas, primero deben grabar a un lobo común y corriente, luego escalarlo con las computadoras. El director de efectos especiales, John Bauer confesó que “estos animales solo pueden actuar de cierta manera y eso complica su participación en la serie”.

Ghost apareció en el primer episodio de Game of Thrones, cuando el patriarca de los Stark junto a Bran y  encuentran a unos cachorros de lobo huargo a su merced en el bosque. Ned Stark deja que los conserven y cada miembro de la familia, incluido Jon, recibe un pequeño lobo para que sea su protector.

A pesar de que ya no lo volveremos a ver, a todos nos dejó un nudo en la garganta saber que Jon Snow partiría rumbo a King’s Landing junto a Daenerys para combatir contra Cersei, mientras que Ghost se iba con Tormund y los salvajes restantes más allá del muro, o lo que quedó. Al menos nos hubieran dado algo mejor, o aquella épica escena que los productores prometieron que tendría el lobo, pero esto nunca pasó.