Edward Michael Grylls, mejor conocido como “Bear Grylls”, es un presentador británico que a través de su programa A Prueba de Todo (o Men vs. Wild, si se quieren escuchar más pipirisnais), nos enseña cómo podríamos sobrevivir a situaciones extremas o lugares alejados de la civilización si un día llegáramos a estar perdidos o algo similar (un programa que seguramente las señoras de “Estamos perdidas 2.0” vieron en alguna ocasión).

Con las cosas que hemos visto hacer a Bear Grylls, varios consideramos que tiene un temple de acero, pues cuando no se enfrenta con animales salvajes lo hace con la propia naturaleza, siempre con el propósito de mantenerse con vida en situaciones donde uno difícilmente podría hacer algo. Sin embargo, se nos olvida que también es un ser humano y sin duda es algo que nos comprobó recientemente.

Y es que si no sabían el aventurero tiene un “Talón de Aquiles”, que son nada más y nada menos que las abejas, mismas que le hicieron pasar un gran susto a Grylls mientras grababa un episodio de su próximo programa Treasure Island With Bear Grylls, una serie en la que 12 personas estarán varadas en una isla remota y en la que tendrán que sobrevivir para poder ganar un premio de 100 mil euros (poco más de dos millones de pesos mexicanos).

De acuerdo con algunos medios locales, el presentador de 45 años estaba filmando la serie en una isla del Pacífico, cuando fue picado por una abeja. A pesar de eso Grylls siguió con la grabación como si nada, al menos hasta que sus ojos comenzaron a hincharse y el personal médico se dio cuenta de la gravedad de la situación, por lo que le administraron una inyección para el veneno (y evitar que sufriera un shock anafiláctico).

“La ironía de que Bear, el superviviente, fuera picado, que tuviera el potencial de una reacción alérgica y necesitara ser tratado con un EpiPen, fue un momento extraño”, dijo el médico que lo atendió, el cirujano cerebral Mano Shanmuganathan al sitio Daily Star.

Si bien para Mano Shanmuganathan fue sorprendente ver lo que una pequeña abeja puede hacerle a Grylls, la alergia del conductor hacia estos insectos no es nada nuevo. Tan sólo hay que recordar que en 2015 y a través de su cuenta de Instagram, el aventurero británico publicó una foto con las secuelas que le había dejado la picadura de una abejita.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

#TBT – The day I found out I was allergic to bees. #BearvsTheBee

Una publicación compartida de Bear Grylls OBE (@beargrylls) el

 

Parece que Grylls no es tan a prueba de todo, al final del día. 🤔