Mi Pobre Angelito es sinónimo de Navidad. Y es que desde 1990 la película ha pasado a formar parte de las películas para ver en estas épocas pero también, se ha convertido en un referente dentro de la cultura estadounidense y por consiguiente, de la cultura pop. Muchos crecieron con este filme protagonizado por Macaulay Culkin -quien recientemente hizo un comercial para Google donde daba su versión “actualizada” de Kevin McCallister-. La ilusión y sobre todo las risas, son las que hacen de esta película algo muy especial pero, ¿qué pasa cuando alguien te rompe las ilusiones y te revela una verdad inesperada?

Eso fue lo que le pasó a Chris Evans, quien como muchos de los fans de Mi Pobre Angelito, quedó en shock luego de que Seth Rogen le revelara una verdad de tan famoso filme noventero. ¿Y qué es eso? La cinta que Kevin aparece viendo en la sala mientras come helado y que luego usa para alejar a los ladrones, no es real.

A través de su cuenta de Twitter, Seth Rogen escribió lo siguiente: “Toda mi infancia pensé que esa película vieja que Kevin ve en Mi Pobre Angelito (Angels With Filthy Souls) era de verdad un filme viejo”. Ante esto, el actor causó una reacción en cadena que incluía a Chris Evans, quien se dio cuenta por primera vez que esa vieja película no era real. Es por ello que él escribió: “¡¿¿¿NO LO ES???!”, y por supuesto, sus fans replicaron esta reacción al punto de convertirla en tendencia en Twitter.

En el filme de Mi Pobre Angelito, Kevin McCallister ahuyenta al ladrón Marv (Daniel Stern) reproduciendo una escena de una vieja película, pues con ésta le hace pensar que en realidad es un hombre muy rudo el que está a punto de acabar con él a usar diálogos amenazantes.

Ahora bien, es importante destacar que este dato -que la película de Mi Pobre Angelito no es real- ya se sabía con anterioridad. En esa película de Home Alone llamada Angels With Filthy Souls, aparece Ralph Foody dando vida a un personaje inspirado en la cinta de crimen de 1938, Angels With Dirty Faces. En ella le da la apariencia de una película de gángsters a blanco y negro para hacerla ver lo más convincente posible, y de hecho, Foody representa a dicho personaje en una secuela falsa llamada Angels With Even Filthier Souls, que aparece en Mi Pobre Angelito 2: Perdido en Nueva York.