El último episodio de Game of Thrones, el cuarto de la última temporada titulado “The Last of the Starks”, ha sido uno de los más comentados. No se compara con el espectáculo del tercer episodio en el que se enfrentaron contra el ejército de The Night King, pero tiene su importancia pues asumió las nuevas posturas de los personajes principales con algunas revelaciones de importancia.

Jon Snow les confesó a sus “hermanos” que es mitad Targaryen y mitad Stark mientras Daenerys enterró a Jorah Mormont y vio morir a Missandei. Las conspiraciones también y cuestiones políticas también comenzaron con algunas sugerencias de traición de parte de Valys hacia la khaleesi. Muchas cosas sucedieron, y una de ellas es el empoderamiento de Sansa Stark.

La mayor de la familia de Winterfell, desde el primer episodio, ha mantenido su distancia con Daenerys, quien ahora sólo tiene un dragón. No confía en ella y su supuesto poderío como legítima heredera del trono, Madre de los Dragones, y Breaker of Chains, entre otros títulos. De este modo, en un momento clave que nos da a entender que Sansa buscará el Trono de Hierro que actualmente ocupa Cersei Lannister.

En una conversación con The Hound, este le recuerda que si se hubiera escapado con él cuando se lo propuso, nada malo le habría sucedido. Durante la batalla de Aguasnegras, cuando Stannis atacó Desembarco del Rey para exigir el trono, The Hound decide no pelear por Joffrey y se va a buscar a Sansa. En cu cuarto, le dice que se pueden ir y él la puede llevar a Winterfell con su familia, pero ella se niega.

Cuando The Hound le recuerda esto a Sansa en el episodio cuatro de la última temporada de Game of Thrones, la Strak recuerda que Littlefinger la manipuló durante años (hasta su muerte al final de la séptima temporada) y Ramsay Bolton la violó en la quinta entrega. Desde que salió la escena, hubo muchas críticas si realmente era necesario…

Sansa le dice a The Hound que de no haber sido por Littlefinger y Ramsay, seguiría siendo un littlebird asustado y sin poder de decisión. Sin duda, la Sansa de ahora es la más fuerte en toda la serie, pero para algunas celebridades el camino para serlo no ha sido el correcto. La actriz Jessica Chastain publicó un tuit en el que criticó la decisión de la serie de “victimizar” a Sansa para “empoderarla”. Sobre todo porque la violación de Sansa no forma parte de la historia en el libro.

Violar no es una herramienta para hacer más fuerte a un personaje. Una mujer no necesita victimizarse para ser una mariposa. Ese #littlebird siempre fue un Phoenix. Su actual fuerza es por ella y sólo por ella, no por nadie más. #GameOfThrones”, escribió en redes sociales.

Chastian no ha sido la única. Muchos han criticado las formas en que los personajes femeninos han sido representados ante la violencia sexual, y Sansa es el mejor ejemplo. Además, muchos también han hablado de que esto es un ejemplo de que la televisión todavía no sabe cómo presentar un problema real, es decir, la violencia sexual que viven las mujeres en la realidad.

Game of Thrones es una serie de fantasía e historia, y entendemos que las circunstancias de la época son muy distintas, más medievales, por decirlo de alguna manera. Pero muchos apuntan, del otro lado, a que los creadores tienen una responsabilidad para hablar de muchos temas incluida la violencia sexual.