Han pasado tan sólo unos días desde que Andrew Lincoln dijo adiós a su papel como Rick Grimes en The Walking Dead. A pesar de que fue un momento bastante significativo para los fans de la serie, lo cierto es que la vida sigue su curso y hasta los zombies deben continuar con su camino. Sin embargo, el último episodio donde el actor hizo acto de presencia recobró relevancia gracias a una pequeña y sutil referencia a una de las sagas de ultratumba más conocidas en el cine y la televisión: Evil Dead.

Así es, en algún punto del capítulo “What Comes After”, tanto la icónica cabaña -misma donde Ash pelea contra las fuerzas del mal- como el Necronomicón Ex Mortis del filme de Sam Raimi, hacen una breve aparición que pocos televidentes pudieron captar. Esto se pudo notar porque Grimes se refugió en este famoso lugar, mientras que en otra escena el libro apareció tirado en el suelo y cubierto de polvo.

Como era de esperarse, muchas personas comenzaron a desarrollar sus propias teorías de que existía un crossover entre varias historias, explicando que el origen de los zombies en The Walking Dead había ocurrido gracias a la magia antigua del libro de los muertos. Y aunque sería una explicación bastante lógica (hablando de ficción, por supuesto), la realidad es que estos dos elementos sólo se incluyeron en el episodio como un pequeño homenaje a la famosa saga de Ash.

Resulta que Greg Nicotero, quien trabajó en el maquillaje y otros efectos de la secuela de Evil Dead, que se estrenó en 1987, fue el encargado de dirigir “What Comes After”. Con esto podemos asumir que, no, realmente no hay una explicación para el surgimiento de los zombies en TWD, ya que se trata de un tributo hecho hacia otro universo; algo hecho simplemente por amor al arte.

¿Se imaginan que los universos de estas franquicias estuvieran conectados? Pensamos que sería una completa locura, comenzando por el hecho de que, gracias a la serie Ash vs Evil Dead, la saga del héroe con la escopeta y la sierra eléctrica se ha convertido más como en una comedia de acción, mientras que The Walking Dead es más similar a un thriller con un toque de drama. Eso y que los muertos en ambas historias son completamente diferentes.

De todos modos, no podemos negar que fue un easter egg bastante bien pensado.