Luego de un año en el que el Nobel de Literatura no fue entregado, este 2019 el máximo galardón de las letras fue repartido por partida doble… y no, ni siquiera así uno le tocó a Murakami. Los ganadores fueron Olga Tokarczuk y Peter Handke.

En punto de las 13:00 horas (hora de Estocolmo), el representante de la Academia Sueca dio a conocer que la polaca Olga Tokarczuk es la ganadora del Nobel de Literatura 2018. Inmediatamente después, informó que el galardón correspondiente al 2019 va para el austriaco Peter Handke.

En el caso de Tokarczuk, la Academia considera que se debe reconocer su imaginación narrativa “que con pasión enciclopédica representa el cruce de fronteras como una forma de vida”.

© Nobel Media.

En lo que respecta a Handke, el Nobel de Literatura se le otorga por ser creador de un trabajo “que con ingenio lingüístico ha explorado la periferia y la especificidad de la experiencia humana”.

© Nobel Media.

La ganadora de 2018

Olga Tokarczuk nació el 29 de enero de 1962, en Sulechów, Polonia. Luego de estudiar psicología en la Universidad de Varsovia, su primer debut como escritora fue en 1993, con el libro El viaje de la gente del libro, una obra ambientada en Francia y España del siglo XVIII, con el cual recibió diversos premios. Sin embargo, el mayor reconocimiento le llegó con su tercera novela, En un lugar llamado antaño (1996).

La novela es un excelente ejemplo de la nueva literatura polaca después de 1989, que se resiste al juicio moral y no está dispuesta a representar la conciencia de la nación. En cambio, muestra un notable don de imaginación con un alto grado de sofisticación artística”, explica la Academia Sueca.

Los miembros del jurado destacan que en los trabajos de Olga Tokarczuk la “realidad” nunca se percibe como algo estable o eterno. “Ella construye sus novelas en una tensión entre los opuestos culturales; naturaleza versus cultura, razón versus locura, hombre versus mujer, hogar versus alienación”.

El Nobel de Literatura 2019

Peter Handke nació en 1942, en Griffen, un pueblo ubicado al sur de Austria. Estudió Derecho en la Universidad de Graz, pero interrumpió esta etapa al publicar Die Hornissen (1966), su primera novela, caracterizada por su experimentación al hacer que el personaje principal recolecte fragmentos de una obra para el lector desconocida.

De acuerdo con la Academia Sueca, Handke puede ser considerado como uno de los escritores más influyentes en Europa después de la Segunda Guerra Mundial. “Sus obras están llenas de un fuerte deseo de descubrir y hacer que sus descubrimientos cobren vida al encontrar nuevas expresiones literarias para ellos. Como él ha afirmado: ‘ser receptivo es todo’”.

Así como Tokarczuk, Handke ha incursionado en varios géneros literarios, siendo el guionismo quizás el que lo ha llevado a ser muy reconocido. No es para menos, ya que junto con el cineasta Win Wenders creó el guión del filme Las alas del deseo (1987).