Para qué gastar fuertes sumas en membresías de gimnasios y costosas ropas deportivas, si uno puede ponerse mamey —o cuando menos estar en condición— al puro estilo de un neoyorquino barbudo. “Uta, seguro, pinches consejos hípsters”, pensarán algunos. Pero nada de eso: son tips para que uno se ponga bello, cortesía de nada menos que el rifadísimo poeta estadounidense, Walt Whitman.

Así es, como muchos escritores, Whitman se hacía de su dinerito haciendo textos que nada tienen que ver con su obra. Bajo el seudónimo de Mose Velsor, el autor de ‘Leaves of Grass’ —Hojas de hierba, pa’ la banda— escribió la columna en la que se dedicaba a dar consejos de salud y “belleza”, pa’ los hombres, por ahí de 1858.

Los artículos permanecieron resguardados en bibliotecas hasta 2015 pero, en ese año, el estudiante de doctorado de la Universidad de Houston, Zachary Turpin, los descubrió, para luego darlos a conocer en una publicación de la Universidad de Iowa. Más tarde, ese mismo año, el texto fue publicado con ilustraciones por Regan Arts en un muy varonil librito.

De acuerdo con Bloomberg, Ten Speed Press publicó una nueva edición de estos chipocludos consejos del precursor del trascendentalismo. Así, por medio de aforismos, breves parafraseos de tratados de medicina y experiencias propias, el autor del libro que destruyó el plan maestro de Walter White aconseja jugar beisbol, darse baños con agua helada y dietas basadas en ingesta de carne de vaca. Todo para sobrellevar con viril dignidad la mediana edad. Ahh, claro, también para portar una honrosa barba de leñador.

Aunque muchas de las excéntricas nociones de Whitman ya han sido desacreditadas, el profesor de la Universidad de Iowa, Ed Folsom, destaca que lo notable del libro titulado Walt Whitman’s Guide to Manly Health & Training, es hacer digeribles conceptos que andaban esparcidos en diversos textos de índole académica… aunque algunos se ve que eran dichos por puro feelin’, como éste: “lugares de entrenamiento, y todo para los ejercicios de gimnasia deben estar al aire libre, sobre el césped o la arena es mejor. Los sótanos y los áticos de techos bajos deben ser condenados, especialmente los primeros”.

¿Vamos al gym y luego por una ensaladita? Les hace falta leer más Walt…