Ser una celebridad tiene muchos beneficios, pero también existe el lado oscuro en el que por más que tengan lujos, dinero y acceso a casi cualquier parte, su vida está tan en el radar que las críticas, el acoso y las miradas acusadoras los persiguen día y noche. El problema radica en que, por ser famoso, tu vida automáticamente está en escrutinio constante y si haces o dices algo, esto puede ser usado tanto a tu favor como en tu contra. Algo así fue lo que le ocurrió a Gigi Hadid, quien ahora enfrenta una demanda por parte de una agencia de fotos de Nueva York.

El problema fue que Gigi subió una foto suya a su cuenta de Instagram —una imagen que fue tomada por paparazzi—, y la agencia que representa al fotógrafo que la tomó, decidió tomar cartas en el asunto. De acuerdo a información de NBC News, la demanda fue interpuesta el lunes bajo la premisa de que “Gigi sabía de primera mano que copiar y postear en su cuenta de Instagram o en alguna otra red social fotografías de ella que no tenían las licencias o permisos necesarios de aquel que tuviera los derechos de autor, podría infringir la ley”. 

La agencia que demandó a Gigi y cuyo nombre es Xclusive, encontró al menos 50 ejemplos en la cuenta de Instagram de la modelo en los que habían fotografías de conferencias de prensa, pasarelas, shows y demás que no tenían los créditos necesarios. “La mayoría de estas fotografías fueron publicadas por Hadid sin la licencia o permisos del autor o de la empresa que tiene los derechos”, se lee en la demanda.

Dichas imágenes usualmente pertenecen a paparazzi, y la imagen que ocasionó todo este problema, fue publicada en octubre. En ella parece Gigi caminando por la calle. Luego de publicarla, rápidamente la borró y publicó un post en el que explicaba a detalle lo ocurrido.

Ayer escuché de boca de mi management que voy a ser legalmente denunciada por la última foto (ahora borrada) que he publicado en mi Instagram. La foto fue tomada por un paparazzi mientras yo iba en la calle a la salida de un evento la semana pasada. Posé y sonreí para la foto, porque entiendo que esto es parte de mi trabajo, que esta era una situación apropiada porque así es como los paparazzi se ganan la vida.

La mayoría de las veces no son en estas circunstancias, como por ejemplo saliendo de mi apartamento, o en cualquier momento que siento mi privacidad está siendo invadida sin razón. Hacer cosas cada día se vuelve complicado. Lo entiendo si estas personas saben que alguien va a ir a un evento o incluso cuando esperan durante un tiempo a ver si alguien saldrá de su casa en algún momento.

Estas personas ganan dinero con nosotros todos los días, LEGALMENTE nos acosan día tras día… por nada en especial… cuando nosotros caminamos hacia un coche o hacia un edificio de trabajo. Ellos conducen peligrosamente cerca de nosotros y de forma extremadamente temeraria. Ponen en peligro la vida de otras personas por conseguir una fotografía (y conozco a bastante gente que ha tenido accidentes en coche por los paparazzi) y parece que nunca tienen suficiente.

No tenía manera de saber cuál de los más de 15 fotógrafos que había fuera ese día tomaron esas fotos exactas, si la persona simplemente lo hubiera comentado en la foto, había estado encantada de etiquetarlo y darle el crédito.

El colmo: Demandan a Gigi Hadid por subir una foto suya a Instagram

Por su parte Buzzfeed News publicó el documento de la demanda completa además se dio a la tarea de entrevistar a un abogado dedicado a los casos del entretenimiento. Según él, “las fotos que los paparazzi toman a cualquier celebridad les pertenece, y aunque la celebridad haya sido captada en la calle, no tiene ningún derecho sobre las imágenes en cuestión y no les pertenece”.

El colmo: Demandan a Gigi Hadid por subir una foto suya a Instagram

Gigi Hadid no ha sido la única que ha tenido problemas legales. En los últimos días, luego de que Netflix estrenara el documental de Fyre Festival, se supo que Bella Hadid, Kendall Jenner y Emily Ratajkowski enfrentarían una demanda por haber prestado su imagen para dicho evento, que terminó convirtiéndose en un fraude.