A casi un año de la tragedia en la que murieron 43 personas por el colapso del Puente Morandi, en agosto del 2018 Génova, Italia, este fin de semana los dos pilares que quedaban de pie, fueron demolidos en una impresionante explosión controlada, que, reservando el dolor de los familiares de las víctimas, regaló todo un espectáculo a los habitantes de la ciudad, poniendo fin a toda una era.

Más de 50 años de historia culminaron en tan solo seis segundos. Una tonelada de dinamita repartida estratégicamente en varios puntos del puente, causó una espectacular implosión y en tan sólo un abrir y cerrar de ojos, solo quedó una lluvia de concreto que se convirtió en una gran nube de polvo. Como si las imágenes no fueran por sí solas impactantes, las cámaras instaladas al rededor pudieron percibir la onda expansiva de la demolición.

Así se vio la impresionante demolición del Puente Morandi en Génova

Youtube

A lo largo de 1.18 kilómetros que medía el Puente Morandi, inaugurado en 1967, se colocaron 15 cargas de explosivos, lo suficiente para hacer trizas el puente que conectaba ambos lados de la ciudad. De hecho, antes de la demolición, todavía se podían ver los huecos en medio del Puente Morandi, el triste recuerdo del colapso con decenas de autos que no llegaron a su destino.

El puente, que lleva el nombre de su diseñador, Riccardo Morandi, fue una idea de la ‘Società Italiana per Condotte d’Acqua’, que solucionó los problemas de transporte y acortó distancias haciendo una conexión entre el arroyo Polcevera con el oeste de Génova a 45 metros de altura. Por este viaducto, en muchos de sus tramos con curvas profundas, se transportaban diariamente cientos de personas.

Así se vio la impresionante demolición del Puente Morandi en Génova

Youtube

Hasta el 14 de agosto de 2018, cuando una fuerte tormenta provocó que una sección de 210 metros, se desplomara con cerca de 35 automóviles sobre el río Polcevera. Pero, ya saben lo que dicen, después de la tormenta, siempre llega la calma. Con la demolición del Puente Morandi, Génova cierra un ciclo de su historia, pero se espera que, para mediados del 2020, el arquitecto Renzo Piano, termine el nuevo puente que será testigo de la historia contemporánea de la ciudad italiana.